LA FALTA DE IDENTIDAD DE ALGUNOS MEXICANOS: ¿ INDÍGENA O ESPAÑOL ?

Junio 22nd, 2008 | by JBGL |

Durante una visita al parque temático de Xcaret, Quintana Roo, la empresa presenta un respetuoso y bien preparado repaso de la Historia de México en vivo. Cuando se muestra el encuentro entre la cultura Española y las indígenas, algunas personas comienzan a abuchear a los Europeos.

Si por un momento uno se abstiene de su nacionalidad y se pone en los zapatos de los extranjeros que asisten a este espectáculo, no les quedará a ellos duda de que están conviviendo con un pueblo al que le falta asimilar su Historia y asumir su identidad.

La abrumadora mayoría de la población Mexicana (70%) es mestiza (indígena y Española). Lamentablemente a las autoridades de Educación Pública aún no les ‘cae el veinte’ para, a través de la enseñanza de la Historia, aclarar esas dudas. Hasta la fecha solo han logrado crear un penoso concepto de los ‘buenos’ y los ‘malos’, de donde no se obtiene ninguna conclusión analítica y válida para las generaciones actuales. Hay muchas ideas que deberían de aclararse en la Historia, como que las guerras de conquista nunca se realizan a través de cartas o mensajes hablados.  Necesariamente, por desgracia, tendrá que haber violencia.

A la llegada de los Europeos a América, el desarrollo de los primeros superaba ampliamente a los nativos. Y hay una razón sencilla: los Europeos heredaron el contacto de milenios de otras culturas avanzadas (Persas, Egipcios, Chinos, Griegos, Romanos, por mencionar solo a algunas de las más importantes).  América, a diferencia de Asia-Europa-África, era un continente aislado que se desarrolló por él mismo y lo hizo muy bien a pesar de ello.

Los Americanos no tenían siquiera bestias de carga o transporte como los caballos y bueyes; solo hay que imaginar esto para entender el esfuerzo adicional que requirieron los indígenas para alimentarse, transportarse y construir sus ciudades.
En algunos conceptos como Matemáticas y Astronomía los indígenas superaban a los Europeos.
En este punto habría que aclarar que solamente algunas culturas tenían estos asombrosos conocimientos; la gran mayoría no lo tenía (a la llegada de los Españoles a lo que más tarde fué la Nueva España, había más de 100 grupos indígenas, desde la actual Columbia Británica (Canadá) hasta Yucatán).

Pero por otra parte, dentro de toda esa ‘ignorancia amparada’ por las autoridades Educativas, existe la idea de que antes de la llegada de los Ibéricos la vida de la población indígena era una panacea. La realidad era todo lo contrario.  Es una triste generalidad que todas las primeras culturas de la humanidad tengan una estructura piramidal; en el caso de las culturas prehispánicas no fué la excepción. Quienes detentaban el poder, además de controlar los recursos materiales, mantenían el conocimiento y sojuzgaban a sus pueblos a través de la religión (algo no muy diferente sucedió con la llegada de los Europeos). Esa punta de la pirámide no representaba más del 3% de la población, siendo el 97% restante esclavo, soldado (que muchas veces era sacrificado por su propio pueblo o por el enemigo), miles de mujeres para el emperador o sus subalternos, sacrificados para los Dioses, etc.

Justamente la semana anterior (20 de Julio de 2005) se descubrió en el Templo Mayor de Tenochtitlan (Centro Histórico de la Ciudad de México) los restos de un niño de 5 años sacrificado a los piés del Gran Teocalli.

Restos de un niño de 5 años encontrado a los piés del Templo Mayor de Tenochtitlan (actual Centro Histórico de la Ciudad de México). Se calcula que fué sacrificado a finales del siglo XV. El sacrificio infantil se asociaba con la petición de lluvia por lo cual pudo haber sido dedicado a Tláloc.texto

La vida diaria promedio de un indígena circulaba alrededor de la esclavitud, la guerra, el temor y la religión.
Justamente de estos temores se aprovecharon los invasores para conquistar el Imperio más importante de América: el Mexica (o Azteca). Pero como para un análisis completo hay que revisar siempre las partes positivas y negativas, también hay que revisar las de la parte Española y finalmente analizar el México independiente, surgido de ambas culturas.

Por la parte Española, también podemos revisar sus virtudes y defectos. En la parte religiosa, también los Ibéricos utilizaron a la religión para controlar a la población (esto es una generalidad en todas las culturas de la humanidad). Al momento de la colonización de América, España vivía el cisma ocasionado por Martin Luther (Martín Lutero) quien atacó frontalmente la corrupción de la Iglesia Romana.

España tenía una relación muy estrecha con la Iglesia de Roma y, ante este embate contra la institución Católica, se erigió como su defensora. En una especie de concurso por adherir más fieles a sus respectivas Iglesias, España incorporó a millones de Indígenas a la fé Católica.

Para la Iglesia de Roma, el poder religioso se medía en el número de feligreses así como en los recursos materiales que esa población se veía obligada a entregar (aún hoy día, por ejemplo, los países con más Católicos del mundo -Brasil y México- tienen muchos menos Cardenales que países con muchos menos Católicos como Alemania, Francia, España, Italia o EU).

Aquí es donde vemos una de las primeras grandes diferencias con los colonizadores Ingleses y Holandeses de América del Norte: éstos, dentro de sus conceptos religiosos, veían al trabajo como una forma de transformar su vida en algo productivo y con el resultado de su esfuerzo dar gracias a Dios.

El concepto religioso ‘Católico-Español’ hacía improductivos a sus feligreses, hacía girar sus vidas en torno al calendario religioso y veía -por ejemplo- a la Revolución Industrial del siglo XVIII como algo pecaminoso, producto de la usura y el desprendimiento de la humildad de Dios.

Es esta una de las muchas razones por las que España y todas sus colonias quedaron varadas en el atraso respecto de naciones que sí se montaron al tren del progreso como todas las del norte de Europa Occidental y en América, de los EU. Ya que a los Ingleses no les interesaba adherir más fieles a su Iglesia (incluso la hicieron objeto de segregación) en su modelo no podían entrar los indígenas, por lo cual fué su decisión exterminarlos. En la América Española en cambio, los indígenas fueron aceptados como mano de obra y se integraron parcialmente a la vida Española. Dentro de lo más representativo que España hereda a lo que hoy es nuestro país está:

  1. España encuentra 105 etnias divididas —> crea una sola entidad política: Nueva España (México no existiría sin España).
  2. Encuentra 350 lenguajes distintos —> hereda una sola lengua de comunicación.
  3. Integra parcialmente a la Nueva España al mundo exterior.
  4. Una religión con defectos, pero menos sangrienta que las indígenas (el Santo Oficio ejecutó a 13 personas en 250 años).

Mucho se habla de que los Españoles saquearon a los países Americanos, especialmente a Perú y Nueva España. Pero, ¿ qué país colonizador no hace lo mismo con sus colonias ?

Esa no es una excusa válida para no poder alcanzar un nivel de desarrollo; un ejemplo distinto -pero válido- es el de Japón quien en 1945 al final de la Segunda Guerra Mundial quedó destrozado y 19 años más tarde estaba organizando unos Juegos Olímpicos (por poner un ejemplo burdo) y es hoy la 2a.economía del mundo.

Posiblemente la peor herencia que haya dejado España en América haya sido su arcaico sistema político (el dañino binomio Dios-Rey) en el que el hombre no es considerado un ser individual con derecho a progresar materialmente, sino a vivir alrededor del calendario religioso, y la elección a haber decidido permanecer pobre pero ‘muy Cristiano’.

También su falta de visión para hacer progresar y crecer a sus colonias; la primera generación de Españoles que llegó a la Nueva España extendió sus tentáculos colonizadores y exploradores a Baja California, Alta California, la costa Pacífica de Canadá y aún Alaska, dominó el Océano Pacífico, conquistó Filipinas y conectó comercialmente a Asia con América del Norte a través de Acapulco por 250 años.

Las siguientes generaciones de Reyes y Virreyes, en cuyas manos el progreso pudo haber continuado como en los primeros 50 años de la Colonia, se estancó y el progreso literalmente desapareció del léxico de Españoles y colonizados.

Así, con dos razas (Española e Indígena) en cuya idiosincrasia el progreso no era parte fundamental, era imposible pensar en el progreso material de las colonias Americanas.

España es hoy (2004) la 8a.economía del mundo y ha dado indudablemente un salto espectacular al desarrollo, sin embargo mucho de ese progreso es reciente (de 1985 a la fecha) y parcialmente por la ayuda recibida por la Unión Europea.

España, un país milenario, encuentra la democracia a partir de 1977, dos años después de la muerte del Dictador Francisco Franco.

Si analizamos cuál de las dos culturas (Española o Indígena) ha influenciado más en la idiosincrasia del pueblo Mexicano, es la Española la dominante (75% de la población Mexicana es mestiza, 15% blanca y 10% Indígena (dividida en ~70 etnias)).

México es más Español que Indígena.

¿ Por qué ?

Porque España estableció el idioma de comunicación entre todos, la religión, la idiosincrasia (esa sí mezclada con la forma de ser nativa que creó finalmente una ‘forma de ser Mexicana’) y creó la nación con sus bases políticas, económicas y culturales.

Las celebraciones nacionales están más relacionadas con festejos civiles y religiosos Españoles o Criollos, que Indígenas.

Si lo vemos desde el punto de vista indígena, ¿ qué celebraciones NACIONALES celebramos con origen indígena ?

Prácticamente ninguna.

Quien evidentemente tiene un punto de vista distinto es ese 10% de la población Mexicana que es 100% indígena y que en cada una de sus etnias se desarrolla de forma muy similar a como lo hacían sus antepasados hace más de 500 años.

Ellos mantienen sus lenguas y sus tradiciones; Oaxaca es el mejor ejemplo de ello.

En ese Estado existen 550 municipios (México tiene ~2,200) y la razón principal es que cada uno de ellos se identifica con sus propias costumbres, ni siquiera con las del municipio vecino.

El mantenimiento de esa lenguas indígenas, en muchos casos casi deshauciadas, debería de ser primordial para el Estado Mexicano; antes que motivar su desaparición, habría que promover su sobrevivencia, integrándolos a la vez al idioma de comunicación de todos: el Castellano.

Pero por otra parte el nombre de nuestro país proviene de una voz Náhuatl (Meshico), los Mexicanos se alimentan primordialmente con maíz, cacao, jitomate, beben Tequila, mezcal, una gran parte de nuestros Estados y ciudades tiene nombres Indígenas, así como nuestras montañas y lagos; mantenemos centenas de palabras indígenas (Castellanizadas) en nuestro vocabulario común (tlapalería, chile, petate, jacal, chahuistle, pinole, etc.) y aún turísticamente estamos vinculados a las impresionantes ciudades que ellos construyeron.

España aglutina a todas las centenas de pequeñas naciones que existían en lo que hoy es (y fue) México y consolida a todas ellas en una sola nación.

Qué mejor ejemplo que nuestra bandera: creada por un criollo (hijo de Españoles) como Agustín de Iturbide quien le da los colores y años adelante le es incorporada el águila de la fundación de la Ciudad de México.

Qué más satisfacción de nuestros orígenes que admirar nuestras ciudades prehispánicas y las coloniales.

Igual sentirse enraizado en Chichén Itza o Teotihuacan que en Zacatecas o el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Españoles e Indígenas, juntos, fueron a poblar y fundar el norte de México y el actual sur de Estados Unidos.

Juntos fueron a conquistar y colonizar las Islas Filipinas y a dominar el Océano Pacífico descubriendo rutas marítimas que los llevaron hasta Alaska y la actual Columbia Británica.

Pero los pueblos evolucionan y el desarrollo que hoy vemos en naciones del llamado Primer Mundo, hace algunos siglos fueron ‘naciones’ salvajes y temidas.

Es claro que el resultado de la mezcla de ambas culturas, a pesar de sus pocas virtudes, no podía crear una nación exitosa en sus orígenes.

No pensemos que México no va a tener nunca un gran desarrollo; lo que hoy vemos es la fotografía estática del siglo XX e inicio del XXI.

Dentro de sus limitaciones -por los pueblos que le dieron origen- México ha evolucionado positivamente no sin antes haber sufrido muchísimos tropiezos en su vida independiente.

A pesar de su escasez de virtudes, por su tamaño México es la 10a.economía de entre 205 naciones del mundo (2004).

Una clara identidad de nosotros mismos como pueblo, cambiaría actitudes como la corrupción, la desidia, la suciedad en nuestras calles y ríos, el descuido de nuestros bosques y playas.

Identificándonos todos como una sola nación sin los complejos que causa no tener claro el origen de nuestro país, haría que nuestros políticos no tuvieran intereses mezquinos y una sola visión exitosa para esta riquísima parte del mundo.

México tiene viabilidad para ser una nación grande y desarrollada, México debe identificarse orgullosamente con las culturas que le dieron origen, sin desdeñar ninguna.

Por increíble que parezca es en la identidad en donde podemos encontrar la llave que abra las mentes hoy bloqueadas e individuales, y nos haga pensar más en conjunto, como país.

Finalmente esas 2 culturas, grandes e impresionantes, con todos sus defectos y virtudes, dieron origen a este país.

México tiene un futuro brillante, solo es cosa de ponerse todos de acuerdo.

“Desde niños nos enseñan a sufrir con dignidad las derrotas, concepción que no carece de grandeza. Y si no todos somos estoicos e impasibles al menos procuramos ser resignados, pacientes y sufridos. La resignación es una de nuestras virtudes populares. Más que el brillo de la victoria nos conmueve la entereza ante la adversidad.”

“Simular es inventar, o mejor, aparentar y así eludir nuestra condición, la disimulación exige mayor sutileza: el que disimula no representa, sino que quiere ser invisible, pasar desapercibido -sin renunciar a su ser-. El mexicano excede en el disimulo de sus pasiones y de sí mismo. Temeroso de la mirada ajena, se contrae, se reduce, se vuelve sombra y fantasma, eco… No camina, se desliza, no propone, insinúa, no replica, rezonga, no se queja, sonríe, hasta cuando canta -si no estalla y se abre el pecho- lo hace entre dientes y a media voz, disimulando su cantar”.

“Todo ocurre en un mundo encantado: el tiempo es ‘otro tiempo’ (situado en un pasado mítico o en una actualidad pura); el espacio en que se verifica cambia de aspecto, se desliga del resto de la tierra, se engalana y convierte en un sitio de fiesta… Y todo pasa como si no fuera cierto, como en los sueños. Ocurra lo que ocurra, nuestras acciones poseen mayor ligereza, una gravedad distinta: asumen significaciones diversas y contraemos con ellas responsabilidades singulares. Nos aligeramos de nuestra carga de tiempo y razón.”

Octavio Paz, “El Laberinto de la Soledad”

Post a Comment

Spam Protection by WP-SpamFree