PORFIRIO DÍAZ Y LA BATALLA DEL 2 DE ABRIL DE 1867


En el ocaso de la intervención Francesa en México (1862-1867), las fuerzas Mexicanas habían recuperado la mayor parte de las regiones que los Imperialistas y los Conservadores habían ocupado, especialmente en el centro del país. Para Marzo de 1867, solo algunas zonas del centro estaban aún bajo el dominio de Maximiliano y los Conservadores.

El Presidente Juárez, después de su agotador y azaroso recorrido de 2,000 Km. desde la Ciudad de México hasta el lejano Paso del Norte (hoy Ciudad Juárez), había iniciado el regreso hacia el sur. Al igual que los 5 años anteriores, el esfuerzo de los Liberales Mexicanos para hacer frente a la Invasión continuó durante 1867.

Porfirio Díaz Mori. Pieza clave en la defensa de México desde la Batalla de Puebla, organizó posteriormente la resistencia Mexicana en el sur, debilitó al Imperio y logró tomar la Ciudad de Puebla y la Ciudad de México al tiempo que Mariano Escobedo apresaba a Maximiliano en Querétaro.

Dos Batallas determinaron el fin del Imperio:

  • La del 2 de Abril de 1867: Porfirio Díaz, quien había participado desde la Batalla del 5 de Mayo de 1862 en defensa de la República, coronaba en esta fecha su constante lucha contra el Imperio. Puebla se rendía a las fuerzas de Díaz quien tenía a su merced la Ciudad de México.
  • La del 15 de Mayo de 1867: en ella, Mariano Escobedo derrotaba en Querétaro al Ejército que comandaban Maximiliano, Miramón y Mejía.
fotografía que muestra a la delegación de Conservadores Mexicanos ofreciéndole el trono de México en Miramar.
Castillo de Miramar.

Hay algunas notas importantes que comentar sobre estos hechos:

  • Maximiliano tuvo oportunidad de abandonar el país cuando vió que las fuerzas Liberales Mexicanas íban avanzando hacia el sur. Había tomado ya esa decisión y de hecho estando en camino hacia el puerto de Veracruz, en Xalapa, recibió una carta de su madre en la que lo ‘obligaba’ a continuar su Imperio. “Un Habsburgo nunca se rinde” le decía.
  • El grupo Conservador que había apoyado la llegada a México de Maximiliano, se dió cuenta más tarde que el Emperador era más bien de ideas Liberales.
  • La historia oficial encasilla a los Liberales como los ‘buenos’ y a los Conservadores como los ‘malos’. Como todo, nada es completamente malo ni totalmente bueno. El propósito de los Conservadores al apoyar el establecimiento del Imperio de Maximiliano era el de estabilizar políticamente a México.
Mala selección. Los Conservadores ofrecieron el trono de México a Maximiliano (fotos de 1864 y 1866), quien en realidad era de ideas Liberales.
Castillo de Chapultepec, sede de la Monarquía Mexicana.

Habría que analizar lo que había sucedido en México durante los 50 años anteriores, para entender su desesperación por darle rumbo a la incipiente Nación Mexicana: el final de la guerra de Independencia (11 años), dos invasiones de Estados Unidos (3 años), la primera de Francia, amenazas de invasión de Inglaterra y España, contínuos golpes de Estado, nuevas invasiones estadounidenses para arrebatarnos estados como Sonora, Baja California y Tamaulipas, la Guerra de Reforma (3 años), Dictaduras, fragilidad de las instituciones del país, caos económico.

No debemos de ninguna manera condenar, como nos lo enseñaron en la escuela, al grupo Conservador.

Como ejemplo, podríamos mencionar a Miguel Miramón; este personaje era, para la época del Imperio, General del Ejército Conservador.

Si lo regresásemos en el tiempo 20 años (tenía entonces 15), lo veríamos participando en la Batalla de Chapultepec (1847) contra la invasión estadounidense.

Sí, el fué uno de los Niños Héroes, pero no se le identifica como uno de los ‘famosos’ puesto que el no murió en esa Batalla.

Durante su cautiverio tras la derrota de Maximiliano, el General Escobedo (Liberal), le ofreció escapar a lo que él se reusó.

Cuando Mejía, Maximiliano y Miramón estaban colocados en ese orden ante el pelotón de fusilamiento, Maximiliano cedió su lugar -en el centro- a Miramón.

Pintura de Manet que representa el fusilamiento de Maximiliano, Miramóm y Mejía en Querétaro (Mayo de 1867). La pintura tiene sin embargo un error; Maximiliano, reconociendo la historia militar y el patriotismo de Miramón, le cedió la posición central, quedando el Emperador a la derecha.
Ataúd de Maximiliano en el Castillo de Miramar.

Este exclamó momentos antes de la descarga, que él no era un traidor y que siempre había buscado el beneficio para México.

Maximiliano, por su parte, sentía vivamente la nacionalidad Mexicana; aprendió a hablar perfectamente el Español, comía comida Mexicana y decía que por su sangre ‘corría sangre Mexicana’.

Evidentemente esto no los exime de los errores y excesos que cometieron durante los años que duró el Imperio.

Tras todos estos sucesos y después de viajar más de 5,000 kilómetros por la geografía mexicana, el Presidente Juárez regresaba de Querétaro a Palacio Nacional; en Cuautitlán lo esperaban, para entregarle la Ciudad de México, el General Porfirio Díaz y el Gobernador del Distrito Federal, Juan José Baz.

NICOLÁS BRAVO.


Foto Nicolas Bravo from wikipediaLa mayoría de la gente concibe a la historia como una serie de datos que hay que memorizar. Esa es, lamentablemente, la ‘técnica’ que utilizan los maestros de Historia en las escuelas y que aleja el interés de las personas por ella. La materia es concebida como un trabalenguas donde hay que repetir incesantemente solo nombres y fechas.

Los personajes históricos son identificados, como en las telenovelas, como los ‘buenos’ y los ‘malos’.  Si se pudiese enseñar la Historia de otra forma, como un proceso, tendríamos Mexicanos mucho más identificados con su nación, capaces de entender nuestras debilidades y fortalezas y, sin duda, más orgullosos de su país.

Todos los personajes históricos son finalmente humanos y tienen sus perfiles positivos y negativos.

Un personaje cuyo perfil se inclina totalmente hacia el lado positivo es Nicolás Bravo (1786-1854). Durante sus 68 años de vida, actuó en muy diversos y trascendentes capítulos de nuestra historia.  De ascendencia española pero nacido en América (Chilpancingo) rechazó el llamado de las autoridades coloniales para apagar los primeros focos insurgentes a partir de 1810.

Read the rest of this entry »

LA FALTA DE IDENTIDAD DE ALGUNOS MEXICANOS: ¿ INDÍGENA O ESPAÑOL ?


Durante una visita al parque temático de Xcaret, Quintana Roo, la empresa presenta un respetuoso y bien preparado repaso de la Historia de México en vivo. Cuando se muestra el encuentro entre la cultura Española y las indígenas, algunas personas comienzan a abuchear a los Europeos.

Si por un momento uno se abstiene de su nacionalidad y se pone en los zapatos de los extranjeros que asisten a este espectáculo, no les quedará a ellos duda de que están conviviendo con un pueblo al que le falta asimilar su Historia y asumir su identidad.

La abrumadora mayoría de la población Mexicana (70%) es mestiza (indígena y Española). Lamentablemente a las autoridades de Educación Pública aún no les ‘cae el veinte’ para, a través de la enseñanza de la Historia, aclarar esas dudas. Hasta la fecha solo han logrado crear un penoso concepto de los ‘buenos’ y los ‘malos’, de donde no se obtiene ninguna conclusión analítica y válida para las generaciones actuales. Hay muchas ideas que deberían de aclararse en la Historia, como que las guerras de conquista nunca se realizan a través de cartas o mensajes hablados.  Necesariamente, por desgracia, tendrá que haber violencia.

Read the rest of this entry »

LOS MISIONEROS Y SU IMPRESIONANTE OBRA


La historia oficial (la escolar) ha pasado por alto muchísimos temas de nuestra historia.

Una de los grupos cuyas hazañas han sido olvidadas con mayor injusticia es el de los misioneros. Como sabemos, una de las principales armas que utilizó la Corona Española para implantar sus dominios en América, fué la religión. Pocos años después del ‘descubrimiento’ de América, Martín Lutero denuncia abiertamente la corrupción del alto clero católico provocando un cisma en la Iglesia.

Martin Luther (Martín Lutero). Sacerdote de origen Alemán quien al enfrentarse al despotismo, la corrupción y especialmente por el alejamiento de los Papas y en general del Alto Clero a los principios Cristianos se declara en rebeldía a la Iglesia de Roma fundando con diferentes principios y reglas la Iglesia Cristiana Luterana. Fué objeto de satanización por parte de la Iglesia Católica.

España se erige entonces como la principal defensora del Catolicismo, empezando una especie de competencia para agregar un mayor número de creyentes a la Iglesia de Roma. Así, junto con la espada, llegó a América la religión cristiana; Colón, Cortés y Pizarro, por ejemplo, viajaron siempre acompañados de religiosos que les ayudarían en sus propósitos colonizadores.

Read the rest of this entry »

¿ POR QUÉ HABLAMOS DISTINTO ESPAÑOLES Y AMERICANOS ? 2a.PARTE.


Pero así como el Norte de América los Españoles asentados en las islas Caribeñas influenciaron a los primeros conquistados, el sur de América recibió otras influencias a partir de quienes se asentaron en lo que hoy es Panamá, desde donde se iniciaron las expediciones marítimas y terrestres al Imperio Inca o a la zona del Río de la Plata (actuales Argentina y Uruguay).

Recapitulando, los primeros contactos del idioma Castellano con América se pueden resumir así:

  1. Al momento del encuentro con América, el Castellano estaba aún en proceso de desarrollo (a partir de su origen en el Latín).
  2. No existían reglas gramaticales que señalaran las formas correctas de expresarse y escribir.
  3. El territorio del Imperio Español en Europa comprendía una gran diversidad de culturas: dentro de la propia España estaban Galicia, Asturias, Cataluña, el País Vasco y la gran influencia árabe recién expulsada, gran parte de lo que hoy es Italia, Alemania, Países Bajos, etc.
  4. Al concretar los Reyes Católicos la unidad política de Castilla y Aragón, designaron al Castellano en la lengua oficial de cualquier documento legal, así como de su política exterior. Es a partir del contacto con América que se comienza a denominar ‘Español’ en lugar de Castellano al idioma de Castilla, pues se determinó que esa sería la lengua oficial de la nación Española hacia el exterior.
  5. Según era el origen de los conquistadores así como sus acompañantes, dependió la manera de comenzar a hablar en cada región de América.

Durante la época de las conquistas en América, un estudioso de las letras latinas (Antonio de Nebrija) escribió un par de obras trascendentes para la lengua Castellana: ‘Primera Gramática Española (1492)’ y ‘Primer diccionario Español’ (1495).

Antonio de Nebrija, humanista Español que creó las primeras reglas gramaticales del Castellano así como su primer diccionario. Sin embargo, debido a que la educación pública no existía en España, su aplicación quedó pospuesta a muchas décadas más tarde.

EL ‘CECEO’ DENTRO DE ESPAÑA.

Existen diversas versiones acerca del inicio del ‘ceceo’ (pronunciar la ‘z’ y la ‘c’) en España.

Una de ellas, algo jocosa, señala que se aprovechó la publicación de la Gramática de Antonio Nebrija y la dificultad que el Rey Felipe II tenía para pronunciar la letra ’s’ debido al labio leporino que le afectaba (los pronunciaba como la ‘th’ en la palabra Inglesa ‘thing’).

Como su séquito no deseaba que el Rey se sintiese apenado, la Corte comenzó a hablar de esa manera y poco después se extendió su uso a aquéllos que deseaban sentirse ‘gente de alcurnia’.

Sin embargo, con el correr de los siglos más regiones de España fueron adoptando el ‘ceceo’, especialmente las provincias del norte.

En estos años recientes de los siglos 20 y 21 en los que la comunicación masiva por medios electrónicos invade cualquier sitio, la tendencia a ‘cecear’ es cada vez mayor en España.

Sin embargo, hasta hace algunas décadas solo se ‘ceceaba’ en Castilla, Madrid y algunas zonas del norte Español como el País Vasco, Cantabria, Asturias y Cataluña.

Hacia el sur, todos hablaban y aún hoy hablan ’seseando’ (como en América).

Hay un caso notorio en un personaje popular, el cantante Raphael (originario de Linares, Andalucía, España); en todas sus canciones de los años 1960s y 1970s, no pronunciaba la ‘c’ ni la ‘z’. Hasta los años 1980s comenzó a hacerlo.

El tenor Plácido Domingo, nacido en España pero que vivió desde pequeño en México por 30 años, habla de ambas formas; cuando visita México o América no ‘cecea’, lo que sí hace cuando está en España.

LAS ELECCIONES DEL 2 DE JULIO DE 2000


En este espacio hemos explorado diversas etapas de la historia de nuestro país.

En casi todas ellas el elemento militar ha estado presente.

Nuestra autoritaria y antidemocrática herencia española no nos permitió conocer otra forma de dirimir nuestras diferencias.

Así, por ejemplo necesitamos 11 años de guerra para lograr nuestra Independencia, durante los 50 años posteriores a ella los fusiles fueron los medios utilizados por Liberales y Conservadores para implantar sus ideas.

Un millón de Mexicanos murió para que los reclamos de la Revolución se plasmaran en la Constitución de 1917 o cuando la intolerancia de Calles empujó a muchos Católicos a tomar las armas para defender su religión.

Durante los últimos 10 años, México ha experimentado una serie de acontecimientos pacíficos e inéditos de tal magnitud, que sin duda nuestros nietos los estudiarán como parte de la Historia de México.

Tal vez por pacíficos han pasado desapercibidos para un gran porcentaje de la población.

¿ Cuáles son ?

Entre muchos otros, el fin del Presidencialismo Imperial (como lo llama Enrique Krauze), mayor autonomía de los Poderes Legislativo y Judicial, mejoras en la descentralización federal, la Oposición presidiendo la Cámara de Diputados, incertidumbre sobre quién ganará las elecciones, 11 Gobernadores de Oposición, la creación de un organismo confiable e INDEPENDIENTE del Gobierno que organiza los procesos electorales, la disminución del corporativismo priísta, etc.

México siempre estuvo acostumbrado a que sus cambios trascendentes se dieran por la vía de la violencia.

Cualquier nación que aspire a desarrollarse económicamente debe resolver primero su situación política.

Participando en el próximo proceso electoral estaremos apuntalando las bases para que en México nunca más las armas sean las que determinen nuestros cambios.

Así, a pesar de la peculiar desorganización del Mexicano y de la que no escapa el aspecto político, México es hoy la economía 11 del mundo y la número 8 por sus exportaciones.

Nadie en el mundo tiene más acuerdos comerciales firmados con las principales economías del mundo que nosotros.

En 1999 México desplazó a Japón como segundo socio comercial de Estados Unidos.

Aún cuando muchos Mexicanos sufren graves rezagos económicos, México tiene, en este final de siglo, una oportunidad clarísima de iniciar un proceso que le ayude a acceder -en un corto plazo- a un nivel superior de desarrollo.

Pudiese parecer exagerado, pero si queremos asegurar nuestros empleos y continuar con la creación de muchos más, nuestro voto, por el partido que sea, afianzará la confianza de los inversionistas nacionales y foráneos que han ubicado a México y China como los países emergentes más atractivos para invertir en todo el mundo.

EL FIN DEL BINOMIO ‘DIOS-REY’.

Después de la conquista del Imperio Azteca, los Españoles se encontraron con una ‘agradable’ coincidencia para sus intereses: todas las culturas indígenas utilizaban la asociación ‘Dios-Rey’ para sojuzgar a sus súbditos.

La España que dominó durante 300 años a sus colonias Americanas, aplicó también este binomio ‘Dios-Rey’; las instituciones emanadas de ambos, la Iglesia y las Cortes, fueron instituciones que explotaron inmisericordemente a la población, enriqueciéndose a sus costillas.

Por increíble que parezca, ésta idea perduró hasta la España de nuestro siglo; Francisco Franco se autodenominaba ‘caudillo de España por la gracia de Dios’.

Al momento de la Independencia de México (1821), el nuevo país se quedó sin una parte del binomio: el Rey. Su figura fué sustituida por el Presidente en turno, cuyos poderes económico, militar y político eran extraordinarios.

De la parte de ‘Dios’, se encargó la generación de Benito Juárez con sus Leyes de Reforma (1857), reduciendo a su mínima expresión el poder eclesiástico sobre el país y la población.

Ya en nuestro siglo, el asesinato de Álvaro Obregón (1927) impulsó a Plutarco Elías Calles a sustituir a los caudillos por instituciones; fué entonces que el Partido Nacional Revolucionario -el PRI actual- fué fundado (1929) aglutinando los intereses de todas las ‘fuerzas vivas’ de México para evitar tentaciones de poder no satisfechas. En toda la época post independentista el poder Presidencial tuvo niveles excesivos, similares a los de un Rey.

El resultado de las elecciones del 2 de Julio de 2000 es, independientemente del candidato ganador, un hecho que cambia la historia de México de los últimos milenios: el equilibrio de poderes iniciado desde el sexenio del Presidente Zedillo ha propiciado un nuevo ambiente político, más sano, de competencia y acuerdos.

Manuel Gómez Morín funda en Septiembre de 1939 el Partido de Acción Nacional (PAN).
Vicente Fox, primer Presidente de oposición electo en toda la historia de México.

Con la nueva composición del Congreso (sin ninguna fuerza política con mayoría absoluta) el Presidente de la República estará acotado a representar solamente al Poder Ejecutivo.

Somos una generación de Mexicanos afortunada; los cambios que hemos visto en los pasados 10 años eran inimaginables hasta hace muy poco y, lo más importante, se realizaron sin violencia.

Valdría la pena mencionar, finalmente, que los Gobiernos que se formaron a partir del fin de las 2 primeras Revoluciones sociales del siglo XX -la Rusa y la Mexicana-, finalizaron 72 y 71 años después del inicio de sus Gobiernos, y las transiciones que sufrieron ambos, fueron hechas -sorprendentemente- en paz.

El 2 de Julio de 2000 no representó solo el triunfo de un candidato de un partido determinado, sino que va mucho más allá.

La imagen en la televisión del Presidente Ernesto Zedillo la noche del 2 de Julio de 2000 anunciando el triunfo de Vicente Fox en las elecciones es indudablemente histórica.

Nunca en la historia de México en un ambiente pacífico el poder Presidencial había cambiado de manos de forma tan civilizada.

Considerando la aún vigente fuerza del poder Presidencial en 2000, Ernesto Zedillo merece un reconocimiento especial en nuestra historia, pues antepuso en todo momento el interés del país al suyo y al de su partido.

Los Mexicanos se probaron a ellos mismos que con voluntad y organización puede cambiarse cualquier cosa por más complicada que parezca.

El 2 de Julio no se derrotó al PRI, sino al escepticismo, a la inercia, a la falta de credibilidad en sí misma de una nación de 100 millones de personas. Se derrotó a la inercia histórica de 2,000 años de ejercicio unipersonal del poder de las culturas indígenas y de 500 años de ejercicio personal del poder de una persona.

EL CENTRALISMO EN MÉXICO


Prácticamente todas las situaciones en las que vivimos tienen un antecedente histórico. El Centralismo en México encuentra también sus raíces en la Historia. España es la creadora de México; México como entidad política no hubiese existido sin España. México es un engendro de España, creado con todas sus cualidades y defectos.

Carlos IV, Rey de España. El poder político estaba totalmente centralizado en la figura del Rey.

España fué, desde su origen milenario hasta 1977, una nación centralista; su Historia se desarrolló entre Reyes y dictadores. Ese, fué el sistema que por 300 años asimiló la Nueva España y las otras colonias Americanas de España y que se conservó con pequeñas variantes al lograr nuestra independencia.

El Centralismo nace cuando no existen condiciones democráticas que ayuden a que el poder se distribuya, ya sea entre personas o entidades. Cuando no existe democracia, quien ostenta el poder controla todas las actividades políticas, económicas y militares para seguir conservándolo. La desconfianza lo obliga a mantener el control absoluto en sus manos. Ya que no hay formas honestas de delegar el poder, éste es ‘repartido’ bajo sumisión o condicionamiento. Esto, es lo que sucedió en México durante los primeros 170 años de nuestra vida independiente. Prácticamente todos los Presidentes llegaron al poder a través de golpes de estado o elecciones irregulares, por lo que la legitimidad para ejercer su cargo era nula y por ello tuvieron necesidad de sustentar su puesto controlando unipersonalmente la política, la economía y el Ejército.

Vista virtual del Valle de México en la época de la conquista y en la actualidad. La destructora mano del hombre es evidente (http://www.angelfire.com/jazz/bernaldiaz/mapas.htm).

Así, quienes ejercieron la Presidencia a partir de 1821, lo hicieron centralizando en sus personas todos los hilos de la conducción del país.

Ciudad de México, centro político, histórico, cultural y económico de México.

Siendo la Ciudad de México la residencia de los Presidentes, ésta controló política, militar y económicamente a todos los estados, ciudades y municipios de México. A su vez, los Gobernadores ejercían exactamente el mismo control indiscriminado sobre sus municipios.

Ciudad de México. ‘World Trade Center’
Central de Abasto
Zócalo de la capitalino

Este monstruo urbano es resultado de decisiones de personas no nacidas ahí. De haber mantenido su ritmo de crecimiento natural la ZM de la capital tendría 2.1 millones y tiene 18 millones (2005). ¿ De dónde vinieron el resto ?

Esta, es la razón del crecimiento desmesurado de la Ciudad de México y de su liderazgo sobre el resto del país. Paradójicamente, quienes crearon las condiciones para implementar este Centralismo, fueron Presidentes cuyo lugar de nacimiento no fué el Distrito Federal; muy pocos Presidentes de México nacieron allí.

Así, entre los más destacados centralistas del país tenemos, por orden cronológico a:

Agustín de Iturbide: máximo concentrador del poder con su Imperio Mexicano (1822-23).

Origen: Valladolid (hoy Morelia).

Antonio López de Santa Anna: opositor a Iturbide pero creador de la República Centralista (1835).

Origen: Veracruz.

Porfirio Díaz: controló él solo al país por 30 años, delegó a sus amigos leales los Gobiernos estatales.

Origen: Oaxaca.

Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles: fundadores del Partido Nacional Revolucionario (hoy PRI) quienes concentran

el poder a través de instituciones controladas por el poder Presidencial y ubicadas, siempre, en la Ciudad de México.

Origen: Sonora.

Por fortuna, con los procesos electorales promovidos a partir de 1990, la legitimidad del poder ya no se adquiere a través de golpes de estado ni por elecciones dudosas, sino a través del sufragio efectivo, bandera política de Madero que cristalizó 80 años más tarde. Ahora, son los electores quienes dan sustento al poder y, así, éste puede ser delegado sin sumisión o condicionamiento a todas las entidades del país.

En 1990, por cada Peso que ejercía la Federación, los Estados recibían 40 centavos; para 1999, los Estados reciben 1.50. Cada día, más actividades son ejercidas por los gobiernos estatales y todo, gracias a un simple y complejo concepto: la legitimidad que al poder le otorga el sufragio efectivo.

SARA PÉREZ DE MADERO.


De todas las esposas de los Presidentes de la República, indudablemente Sara Pérez es quien peores momentos vivió. De clase acomodada como su esposo, Sara acompañó a Francisco (Ignacio) Madero durante su campaña política para enfrentar a Porfirio Díaz en las elecciones Presidenciales de 1910. Dicha campaña llevó a Madero, vía ferrocarril, a todos los rincones comunicados del país. En varios de ellos, ambos esposos sufrieron intimidaciones, ya fuese de los caciques del lugar o de las autoridades militares y políticas de cada Estado.

En un par de ellas, Madero estuvo a punto de ser asesinado y en otras fué encarcelado, quedando Sara a la deriva. Madero era en realidad el único candidato viable para enfrentar a Díaz en las elecciones. Habría que detenernos por un momento e imaginar el ámbito en el que se desarrollaba su campaña para entender lo que Madero y Sara vivían:

  • un poder establecido por más de 30 años,
  • la prensa vendida al Presidente,
  • un pueblo ignorante y en muchos casos reacio y temeroso al cambio,
  • todos los Gobernadores y personajes políticos y de negocios (nacionales y extranjeros) que vivían muy bien amparados bajo los beneficios que les otorgaba la Presidencia de Díaz.

Madero representaba para todos ellos una amenaza, aunque pequeña ciertamente, pero alteraba de alguna manera el status quo que durante 3 décadas había establecido Díaz. Eliminarlo en cualquier rincón del país era en realidad muy sencillo e inventar cualquier patraña para ocultarla era muy simple y común.

Read the rest of this entry »

¿ POR QUÉ HABLAMOS DISTINTO ESPAÑOLES Y AMERICANOS ?


Existen centenas de cosas que realizamos cotidianamente y que desconocemos por qué las hacemos.

¿ Nos hemos preguntado por qué los Españoles pronuncian la ‘c’ y la ‘z’ distinto de los Americanos ?

¿ Por qué utilizan los Españoles el ‘vosotros’, los Argentinos y Uruguayos el ‘vos’ y los Mexicanos el ‘ustedes’ y muchas otras diferencias ?

Todas ellas tienen una explicación histórica.

¿ Cómo podemos pensar que los Americanos hablemos distinto de los Españoles si ellos mismos fueron quienes trajeron la lengua Castellana a América y por ende la enseñaron a quienes habitaban aquí ?

¿ Nos hemos preguntado si los Americanos se pusieron de acuerdo para hablar distinto de los Europeos ? Por supuesto que no.

Hay varias razones que llevaron a diferenciar la manera de hablar el Castellano entre Españoles y Americanos y, aún dentro de los propios Americanos entender las diversas formas de expresarse entre, por ejemplo, Mexicanos y Argentinos.

Read the rest of this entry »

LA FLOTA DE INDIAS


La época que envolvió a la conquista del Imperio Azteca por parte de España, fue una en donde los descubrimientos marítimos llevaron a las naciones europeas a dominar una parte del mundo. Años antes de que Colón descubriera lo que se llamó después América, los Portugueses y Españoles, principalmente, salieron a la mar a descubrir nuevas rutas y territorios.+

Así, con el Continente Americano a sus pies, España requería de las rutas marítimas descubiertas para enviar sus productos y retirar los metales Americanos (oro y plata) que le permitirían afianzarse como una potencial económica mundial.

Estas travesías se convirtieron en el bastión económico que le permitió a España lograr un cierto desarrollo económico. Muchísimas de las construcciones que hoy admiran millones de turistas cada año, fueron construidas con los recursos que las colonias Americanas estaban obligadas a enviar a Madrid.

Read the rest of this entry »

EL GALEÓN DE MANILA (LA NAO DE CHINA) Y LA CHINA POBLANA


Antes del descubrimiento de América, España y Portugal protagonizaron una ardua competencia por descubrir nuevas rutas cuya finalidad principal era conocer otras vías comerciales hacia el Lejano Oriente. Al ‘descubrirse’ el ‘nuevo mundo’, España poseía todas las costas Americanas para comerciar con el Lejano Oriente.
Como sabemos, Carlos V desdeñó la epopeya de Cortés al conquistar el Imperio Azteca y darle a España la colonia más rica y extensa. Carlos V no recompensó a Cortés como éste lo hubiera deseado.

Ruta de Cortés del Golfo de México a Tenochtitlan (http://www.angelfire.com/jazz/bernaldiaz/).

Read the rest of this entry »

LA VIRGEN DE GUADALUPE


En Diciembre de 1531, solo habían transcurrido 10 años de la caída del Imperio Azteca. Los primeros Misioneros habían empezado a llegar al nuevo territorio a mediados de la década de 1520. Su meta, era evangelizar a los pueblos conquistados y, con ello ayudar a incorporar a las filas de la Iglesia Católica a esos millones de indígenas. España se había erigido en la mayor defensora del mundo Católico en su carrera por atraer a la mayor cantidad de fieles contra la recientemente establecida Iglesia rebelde, aquella iniciada por el Alemán Martin Luther (Martín Lutero).

Durante sus estudios en Roma, Lutero quedó impresionado por la ostentación y exceso de la corte Papal, cuyas actitudes estaban totalmente alejadas de los principios Cristianos. Así, en Octubre de 1517 publicó sus ‘95 tesis’ en las que establece sus diferencias con la Iglesia de Roma provocando el mayor cisma de la Iglesia Cristiana en la historia. Catorce años más tarde, ocurren los sucesos Guadalupanos, que ayudaron de forma trascendente a la evangelización y a la expansión de la fé católica en América.

Rostro e imagen completa de la Virgen de Guadalupe.
Haz click aqui paraleer sobre la explicación de la imagen

Read the rest of this entry »

UNA HISTORIA CHUSCA: Don NICOLÁS ZÚÑIGA Y MIRANDA, PRESIDENTE ‘LEGÍTIMO’ DE MÉXICO.


El General Porfirio Díaz ocupó la Presidencia durante 27 años, de 1884 a 1911. Se reeligió en el cargo en 6 ocasiones. Durante este periodo neutralizó las ambiciones de quienes deseaban disputarle la Presidencia ya fuese en las elecciones o por medio de golpes de estado. Pero en realidad ningún personaje le hacía sombra al General Díaz quien, con su amplio historial militar durante las invasiones de Estados Unidos y Francia y su amplia experiencia política, no tenía contrincante alguno.

Tenía que aparecer un personaje como Don Nicolás Zúñiga y Miranda, quien era un hombre sencillo y bueno, para representar a la oposición en los comicios Presidenciales. Su pequeña y frágil figura contrastaba con el historial y la fortaleza de Don Porfirio quien, era de todos sabido, se presentaba a las elecciones como invencible.

Así que, el General Díaz, más que verlo como un contricante real, incluso alentó la participación de Don Nicolás en la lucha electoral por la Presidencia cada 4 años. Esta farsa le ayudaba a Díaz para mostrar a México como una ‘República democrática’. La pobre apariencia de su contrincante le permitía al Presidente Díaz ser magnánimo en sus triunfos electorales, alentando a este popular personaje a mantener una actitud ‘retadora’ frente a la Presidencia de la República.

Tras un par de elecciones la participación de Don Nicolás era ya motivo de bromas e incluso la gente en la calle lo saludaba como ‘el Presidente legítimo de México’. En algunos arrebatos de locura, Don Nicolás se llegó a ostentar como el ganador de las elecciones.

Durante varios años algunas invitaciones a eventos sociales señalaban que se contaría “con la presencia del Señor Presidente”, por lo que se le veía llegar al evento a este personaje vestido elegantemente con su sombrero de copa junto con todo el protocolo de recepción al ‘Presidente de la República’.

Su fama creció por todo el país, pero especialmente en la Ciudad de México, en donde sus extravagancias lo convirtieron en una de las personalidades más queridas. En un par de ocasiones Don Nicolás denunció un plan para asesinarlo.

El famoso mural de Diego Rivera ‘un Domingo en la Alameda’ muestra a varios personajes importantes de la Historia de México; Rivera no olvidó incluir ahí a Don Nicolás. La época de oro del Cine Mexicano recogió parcialmente la idea de este personaje con las caracterizaciones del gran actor Joaquín Pardavé en varias películas en donde personifica a ‘Don Susanito Somellera y Peñafiel’, un personaje que levantaba simpatías, ternura y a la vez pena ajena.

Don Nicolás Zúñiga y Miranda vivió sus últimos años de la caridad pública. Murió pobre y abandonado en un barrio miserable de la Ciudad de México.

CINCO SIGLOS DE INMIGRACIÓN EN MÉXICO


La inmigración -a lo que los Españoles llamarían posteriormente Nueva España- inicia con la llegada de los Europeos.

¿ Quiénes fueron los primeros inmigrantes a la aún no creada Nueva España ?

En 1511, fecha de las primeras exploraciones Ibéricas a las costas de la península de Yucatán, se da la primera inmigración real.

Fueron dos Españoles quienes llegaron involuntariamente tras el naufragio de su embarcación y pisaron tierra Yucateca en 1511 (costa del estado de Quintana Roo); sus nombres eran Jerónimo de Aguilar (fraile) y Gonzalo Guerrero (marino).

Monumento a Gonzalo Guerrero en Mérida, Yucatán. Guerrero conformó la primera familia Española-Indígena de América del Norte.

Ambos fueron convertidos en esclavos por los nativos, aunque más tarde Guerrero se casó con una mujer Maya y formó una familia; esos niños serían los primeros NovoHispanos de la historia.

Años más tarde el otro náufrago -Jerónimo de Aguilar- al enterarse del paso de las naves de Cortés por Cozumel viajó a la isla para ser rescatado; Guerrero no abandonaría más Yucatán y, tiempo después, organizaría la resistencia Maya en contra de sus propios compatriotas, resultando exitoso en su empresa.

La mayor parte de la península de Yucatán sería -paradójicamente- la primera tierra avistada por los Españoles, pero la última en ser conquistada (salvo en el norte de Yucatán, la propia gente, el clima y lo agreste de la selva, lo impidieron).

En Agosto de 1521 caería Meshico-Tenochtitlan a manos de los Españoles y con ella el Imperio Azteca.

Con el objetivo alcanzado, Cortés promovió, entre muchas otras cosas, los descubrimientos terrestres y marítimos y abrió la puerta para que, durante 300 años, decenas de miles de Españoles llegaran a la Nueva España.

Ya que durante la época de la conquista España mantenía posesiones en algunas regiones de Europa Occidental, llegaron también en los primeros años de la Colonia inmigrantes de los actuales Países Bajos y del norte de Italia (principalmente religiosos).

A diferencia del notorio empuje mostrado por Cortés durante las primeras décadas de la Colonia, los dos siglos restantes no se caracterizaron precisamente por una gran planeación poblacional pues, si bien llegaron inmigrantes Europeos a la Nueva España, los inmensos territorios del Norte, se mantenían prácticamente deshabitados continuando así por todo el periodo Colonial, ya que nunca existió una política real de atracción a inmigrantes.

Llegaron en pequeñas cantidades inmigrantes negros, pero las razones de su llegada estaban relacionadas con la esclavitud, no tanto porque existiera un plan poblacional.

En plena guerra de Independencia (1819), Moses Austin se presentó en la capital Texana -San Antonio- ante el Gobernador Antonio Martínez, solicitándole autorización para traer a 300 familias pobres Estadounidenses a la Provincia de Texas; poco después recibió la autorización y murió. Coincidió que al poco tiempo, culminó la guerra de Independencia de México y así su hijo se trasladó a la Ciudad de México en donde después de varias peripecias por los cambios de Gobierno en México, le fué ratificada la concesión.

La historia la conocemos; 14 años más tarde esos Estadounidenses pobres que llegaron a Texas a trabajar tierras prestadas por el gobierno de la Nueva España y más tarde refrendadas por el México independiente, las tomaron como propias y se declararon independientes.

También se intentó atraer inmigrantes a las Californias, Sonora, Chihuahua, Texas, Coahuila y Nuevo México, pero a lo más que se llegó fué a trasladar indígenas del centro de México (Ciudad de México y Tlaxcala principalmente) para fundar nuevas poblaciones en el norte.
Como ejemplo del esfuerzo realizado, en la parte de México que hoy pertenece a los EU se fundaron más de 300 poblaciones que hoy día mantienen sus nombres.

Al término de la guerra de Independencia (1810-21), ante la amenaza que ya existía especialmente por los EU, Agustín de Iturbide se preocupó por poblar el inmenso territorio Mexicano e intentó atraer inmigrantes de Irlanda y Portugal.
Estas dos nacionalidades cumplían con las ideas del sector Conservador de México, que aceptaba solamente a inmigrantes cuya religión fuese la Católica.
Como ejemplo de esto, cuando se aceptó a los Estadounidenses pobres en Texas, un requisito era que se convirtieran al Catolicismo, por lo cual Esteban Austin contrató a sacerdotes Católicos Estadounidenses para convertir a los inmigrantes antes de entrar a territorio Mexicano (como es de suponerse los inmigrantes no se convirtieron al Catolicismo en realidad).

Esteban Austin (1761-1821). Obtuvo permiso de la Nueva España y después del Gobierno de Iturbide para llevar inmigrantes Estadounidenses pobres a la provincia de Texas. En un acto de ingratitud y abuso de confianza, tomaron la tierra prestada como propia y se declararon independientes. La falta de planeación de Españoles principalmente y de los Mexicanos después ocasionó la pérdida de ese territorio.

Lo complejo de la situación política de México impidió planear algo más y así, los únicos inmigrantes que llegaron en cantidades importantes a México fueron los Estadounidenses que más tarde se apropiarían de Texas.

Este es un simple ejemplo, pero por el lado del Pacífico, en San Francisco, California específicamente, podemos observar que en la Misión de Dolores, en el actual barrio de Castro de esa ciudad, el panteón contiguo a la Misión tiene decenas de tumbas en donde un 25% de los sepultados ahí, antes de la invasión de 1846 a México, eran Estadounidenses y algunos Chilenos.

Misión de Dolores en San Francisco, Alta California. En el panteón contiguo se pueden ver tumbas de varios extranjeros, Estadounidenses principalmente quienes empezaron a llegar ahí desde 1830.

Con el desastre económico y político en México no hubo ni la organización ni el atractivo suficientes para que cantidades importantes de inmigrantes llegasen a territorio nacional.
Únicamente ínfimas cantidades de inmigrantes Irlandeses (durante la invasión Estadounidense) y Franceses (durante la invasión Francesa) se quedaron a vivir en México.

Por cierto, dentro de tanta información errónea que existe entre la población acerca de nuestra historia, está aquella rebuscada historia que dice que el origen de la población blanca de Los Altos de Jalisco proviene “de una expedición Francesa que se perdió”.
Nada más alejado de la realidad; dentro de los primeros pobladores Españoles de esta región del norte de Jalisco (al igual que en buena parte de El Bajío) estaban Vascos y Castellanos (Castilla); por cierto el nombre de Celaya en Guanajuato, es una palabra Vasca que significa tierra llana (plana).
Habría sido verdaderamente increíble que en la década de 1860 (época de la invasión Francesa) se perdiera una expedición por 3 razones muy simples:
1) Las expediciones a la zona de El Bajío ocurrieron 330 años antes, por lo tanto no habría nada que explorar por esa zona ampliamente conocida.
2) ¿ Cómo íban a perderse si estaban en la zona más densamente poblada del México del siglo XIX ?
3) Si era una expedición Francesa, ¿ por qué no hay apellidos Franceses en los Altos de Jalisco ?

Analicemos ahora las principales corrientes de inmigrantes por nacionalidades:

1- Chinos.

Debido a la inestabilidad política en China, entre 1890 y 1920 llegaron unos 18,000 Chinos principalmente a Baja California y la Ciudad de México para trabajar la tierra y servicios diversos. En los años 1910 y 1920s traficantes Estadounidenses de personas los traían por barco vía San Francisco y los enviaban por tren a la frontera Mexicana en donde eran vendidos. Su principal destino era el Valle de Mexicali a cuyas fértiles tierras acudirían a trabajar.

Algunos que no pudieron encontrar trabajo se convirtieron en comerciantes abriendo lavanderías y ‘cafés de Chinos’ que se hicieron muy populares durante el siglo XX en algunas ciudades de México y hoy día aún podemos ver en barrios Chinos de Mexicali, Ensenada y otras ciudades BajaCalifornianas así como en el centro de la Ciudad de México.
Cuando la inmigración de Chinos en Baja California llegó a su punto máximo, llegaron a superar a la todavía entonces escasísima población Mexicana en ese estado; el trauma causado por la pérdida de Texas en una situación similar causó nerviosismo en el gobierno Mexicano.

Para dar muestra de la limitada capacidad empresarial de los Mexicanos en general, esos paupérrimos Chinos se convertirían más tarde en comerciantes, agricultores y empresarios muy prósperos dándole empleo a los Chinos que seguían llegando a Baja California.
La situación llegó a tal grado que el Gobierno BajaCaliforniano tuvo que emitir una ley en la que se exigía a los patrones Chinos contratar Mexicanos por lo menos en un 50% de su plantilla laboral.
Como dato curioso, en 1916 un barco Japonés que traía braceros Chinos entró por el Golfo de California desembarcándolos cerca de San Felipe, Baja California. Los ‘polleros’ Japoneses les indicaron a los braceros que deberían de caminar hacia el norte en línea recta para llegar a Mexicali, pero los Chinos no sabían que cruzarían el desierto y más tarde llegarían a las cumbres frías y nevadas cercanas a La Rumorosa. En el intento murieron 160 Chinos por lo cual desde entonces se le conoce a esa zona como Sierra de los Chinos.

2- Libaneses.

Los primeros Libaneses llegaron a México en 1878, preponderantemente a Yucatán.
Coincidencias con la cultura Mexicana hicieron que la integración a nuestro país fuese más sencilla: la religión Cristiana y su tradicional unidad familiar.
Como toda corriente de inmigrantes, trajo consigo su cultura influyendo especialmente en la música, pintura, escultura, teatro, cine y hasta la cocina.
Pero una de sus actividades fué identificada rápidamente por los Mexicanos: el comercio (como referencia chusca pero muy real recordemos las películas del ‘baisano Jalil’ con Joaquín Pardavé y Sara García de los años 1940s y 50s).

Película ‘el baisano Jalil’ (Sara García y Joaquín Pardavé, 1943). La influencia en la clase media Mexicana fué notoria.

Finalmente, para los Mexicanos la influencia de una cultura venida del Medio Oriente no era una novedad.
Los Españoles que llegaron a la Nueva España trajeron con ellos mismos 700 años de influencia árabe en sus espaldas.
El idioma Castellano tenía ya una profunda influencia árabe a la llegada de los Ibéricos a América.

Su rápida adaptación a México les permitió desarrollarse en él muy fácilmente; apellidos como Domit, Slim y Chedraui por nombrar a los más actuales, nos remitirán rápidamente a su influencia económica en México (Carlos Slim fué catalogado como el 4o.hombre más rico del mundo en 2004 con 23,800 millones de Dólares).

3- Chilenos.

La estabilidad política del México del siglo XX y su abierta política exterior hacia los países de América Latina dió pié a que, por décadas, fuese considerado el refugio ‘natural’ de miles de inmigrantes IberoAmericanos perseguidos por razones políticas principalmente.
Un caso especial dentro de todos ellos lo constituyó el golpe militar orquestado por Augusto Pinochet y la CIA al Presidente Chileno Salvador Allende el 11 de Septiembre de 1973, en el cual un Presidente electo democráticamente por su pueblo fué bombardeado por tierra y aire hasta asesinarlo.

El ‘Chacal’ Pinochet, jefe de las fuerzas armadas junto al Presidente Salvador Allende Gossens.
Bombardeo aéreo y terrestre al Palacio de La Moneda en Santiago el 11 de Septiembre de 1973. México condenó el golpe militar y ofreció ayuda inmediata a los perseguidos.

La masacre y las desapariciones de personas en los meses siguientes al golpe, ocasionaron que la Embajada Mexicana en Santiago se convirtiera en el refugio y ‘centro de salvación’ de muchos perseguidos por el nuevo gobierno.

Monumento al Presidente Allende en Santiago.
Hortencia Bussi Viuda de Allende con el Presidente Lagos (Chile, 2003); ella vivió casi 2 décadas refugiada en la Ciudad de México.

Aún hoy, a más de 30 años de distancia, se siguen juzgando en Chile a los autores de ese golpe militar en contra de un gobierno legalmente constituido.

4- Argentinos y Brasileños.

Casos similares al Chileno ocurrieron con las dictaduras militares de los años 1960s, 1970s y 1980s en Argentina y Brasil.

General Jorge Videla, Presidente de Argentina. Los Militares Argentinos controlaron el poder entre 1976 y 1983 implantando un estado de terror y, al igual que en Chile, desapareciendo a los enemigos políticos (Operación Cóndor).
Las famosas Madres de la Plaza de Mayo (Buenos Aires) clamando por sus hijos desaparecidos.

México fué refugio de centenas de personas que huyeron ante el terror desatado por gobiernos golpistas. Con cantidades menores, corrieron la misma suerte naciones como Perú, Bolivia y Paraguay, todas con regímenes militares.

5- Centro Americanos.

La inestabilidad política en América Central fué una lamentable ‘tradición’ durante todo el siglo XX; la región más débil política y económicamente hablando de la región IberoAmericana, desató guerras civiles que mataron a centenas de miles de personas durante el siglo XX. Todas las naciones Centro Americanas, a excepción de Costa Rica, sufrieron de regímenes militares que sirvieron como laboratorio de lucha entre el Capitalismo Occidental y el espejismo del Socialismo Soviético como solución a todos sus problemas.

Firma de los acuerdos de paz para El Salvador, Castillo de Chapultepec, Enero de 1992.

La Guerra Fría entre los EU y la Unión Soviética llevó a la muerte a miles de personas en esta región de América.
México siempre fué el punto de reunión para encontrar alternativas; ejemplos hay por decenas, pero solo recordemos a algunos de ellos como la participación Mexicana en el Grupo Contadora en el caso de Nicaragua (1970s-1980s) o el refugio de César Augusto Sandino en los años 1930s ante el acoso Estadounidense, los ‘Acuerdos de Chapultepec’ de 1992 para dar fin a la eterna Guerra Civil Salvadoreña o la influencia Mexicana en el fin de la sangrienta Guerra Civil Guatemalteca de 30 años (1967-1997) recibiendo a miles de refugiados Guatemaltecos de la guerra y el terror en campos de refugiados en Campeche y Chiapas principalmente.

Isla Contadora, sede de los acuerdos para la pacificación en Nicaragua promovidos por México, Colombia y Venezuela. Uno de los objetivos fué eliminar la influencia de EU en el proceso y que fuese controlado por manos IberoAmericanas.

El asilo a los Presidentes Centro Americanos víctimas de golpes de estado fué una constante durante el siglo XX. Refugiados Cubanos iniciaron desde México la revolución que derrocó al dictador Batista para ir a implantar otra dictadura en la isla.

6- Japoneses.

Cuando Japón decidió abrirse al mundo en 1868, faltaban aún 20 años para firmar el primer tratado bilateral de relaciones con un país occidental; ese país fué México.
Aprovechando la política de colonización del Gobierno del Presidente Porfirio Díaz, algunos Japoneses se establecieron en el Soconusco Chiapaneco cultivando el café, pero su proyecto fracasó y decidieron dedicarse a otra cosa, algunos emigraron a otros estados del país y otros permanecieron en Chiapas.

En 1890 llegó a México una segunda oleada de Japoneses de tres características: algunos solicitados expresamente para trabajar aquí, otros de manera ilegal y otros más eran migrantes legales.
Por cercanía geográfica, la península de California fué el primer punto de llegada a México para la mayor parte de esos migrantes.
Sus conocimientos pesqueros los llevaron a continuar el desarrollo de las industria pesquera en Ensenada.
Entre 1910 y 1940 otros Japoneses se dirigieron a diversos lugares de México como Manzanillo, Ciudad de México y Hermosillo.

Las actividades que desarrollaron estaban principalmente relacionadas con agricultura, pesca y comercio.
Al igual que los Chinos, evolucionaron e industrializaron su producción, exportándola especialmente a EU.
Especial fama cobró la empacadora Kondo en nuestra península de California, desde donde, debido al auge de la captura de abulón, camarón y pescado en general, el propietario requirió de muchos más Japoneses los cuales llegaron los años siguientes a diversas zonas de Baja California.
Un cambio llegaría a sus vidas en 1941 por el ataque Japonés a Pearl Harbor; al declarar México la guerra a las potencias del Eje, los Japoneses fueron concentrados en la Ciudad de México por lo que debían de abandonar sus lugares de residencia en 72 horas y dirigirse hacia la capital del país.
Para quienes vivían en Baja California el exPresidente Abelardo Rodríguez extendió un salvoconducto para que viajaran a la Ciudad de México tan pronto como hubiesen arreglado sus asuntos de esas empresas pesqueras.
En 1990 la población de origen Japonés en México ascendía a 5,371 personas, presentes en todos los estados del país (http://www.kaikan.com.mx/kaikan/historia.htm).

7- Estadounidenses.

Anteriormente comentamos cómo sucedió la primera migración Estadounidense a México (el caso de Texas). Visto desde una perspectiva ‘especial’ o chusca, México es el país al que más han inmigrado los Estadounidenses. En lo que fueron sus territorios del norte viven actualmente 79 millones de ellos.
Hasta 1810, Estadounidenses y Mexicanos no se conocían en realidad; lo vasto y despoblado del norte del territorio Mexicano hacía imposible el contacto entre ambas naciones.  Los primeros Estadounidenses que se establecieron en México fueron los colonos que llegaron a Texas, así como los que empezaron un incipiente comercio con la ciudad Mexicana de Sante Fé, Nuevo México (conocido por los Estadounidenses como el ‘Santa Fe trail’).
La Ciudad de México, San Miguel de Allende, Baja California y Ajijic son algunos de los lugares que mas Estadounidenses concentran. Asimismo llegaron en cantidades menores a la Alta California hasta antes de la invasión y despojo de 1846-48. Pero ya entrado el siglo XX, muchos Estadounidenses llegaron a México por infinidad de razones (no hay relación en el mundo más intensa que la que existe entre México y EU). La Embajada de ese país en México calcula en 415,000 el número de Estadounidenses que viven aquí, más unos 600,000 que tienen la doble nacionalidad.
México es el país en el que mayor número de Estadunidenses viven, sin contar lógicamente al propio EU.

8- Españoles.

Por la trascendencia de este grupo de inmigrantes a Norte América, esta inmigración se puede ver en la liga 400 AÑOS DE INMIGRACIÓN ESPAÑOLA A MÉXICO

LA CIUDAD DE MÉXICO. CAUSAS DE SU CENTRALISMO Y CRECIMIENTO DESCOMUNAL.


En cualquier parte de mundo, un ciudadano promedio es ignorante de la realidad de su propio país. La educación cívica e histórica promovida por los encargados de la Educación es usualmente maniquea, manipulada, no analítica. Por ello la capacidad de análisis del grueso de la población es casi nula. Por esta razón es impensable que un ciudadano común pueda emitir comentarios con sustento acerca de temas políticos, históricos o sociales. De generación en generación se van acumulando grandes bagajes de ignorancia y desconocimiento. Hablando de nuestro país, la situación no es distinta. Respecto del tema de la visión que tienen los Mexicanos de la Ciudad de México, la situación no es diferente. Por eso hay tantos comentarios infundados sobre ella y sus habitantes.

Teatro Nacional en Enero de 1909; nótese al lado derecho de la fotografía el Palacio de Correos ya terminado. Durante el Porfiriato, la Ciudad de México se vió ‘invadida’ de la influencia arquitectónica Francesa.
El mismo edificio, rebautizado como Palacio de las Bellas Artes. Su construcción se interrumpió con la salida del Presidente Díaz (1911) para ser finalmente inaugurado en 1934.
Aeródromo de Balbuena (oriente de la Ciudad de México). Gobernantes como el Presidente Porfirio Díaz (Oaxaqueño) concentraron no solo el poder político y económico en la Ciudad de México, sino también la cultura y las comunicaciones.

¿ Cuáles son las críticas ? Centralismo, absorción de recursos económicos de otros estados, subsidios que hacen algunos servicios públicos más baratos que en otras ciudades del país, mala educación de una parte de su población, forma de hablar (de algunos sectores), etc.

Así, sin analizar las causas y orígenes de dichas situaciones, es fácil condenar a la capital del país.

Sin embargo hay que hacerse antes varias preguntas, mismas que se responden a continuación:

1) ¿ Quienes crearon ese Centralismo, esa absorción de recursos, subsidios, etc. ?

Respuesta: Gobernantes nacidos en cualquier parte de México (y hasta del extranjero) menos en la Ciudad de México.

Referencias:

a) En la época prehispánica Tenochtitlan solo era capital del Imperio Azteca; recordemos que México como entidad política no existe entonces. España lo crea integrando a todos esos reinos indígenas enemistados entre sí.

Por lo tanto en ese periodo Meshico-Tenochtitlan no tuvo ningún papel centralista fuera de los límites del Imperio Azteca (algo así como el 10% del actual territorio nacional).

b) En la época colonial, Hernán Cortés (Español) centraliza el poder militar, económico y político en la Ciudad de México.

c) A partir de ahí, todos los Virreyes que gobernaron la Nueva España, provenían de España, ni siquiera eran nacidos en América.

d) En la época independiente, el primer gobernante de la nación fue Agustín de Iturbide (Michoacano) y él fué quien ratificó a la Ciudad de México como capital de su Imperio Mexicano. Personajes históricos como Fray Servando Teresa de Mier sugirieron en su momento trasladar la capital del país a la Ciudad de Querétaro, especialmente con la idea de acercar la sede de los poderes federales a los extensos y lejanos territorios del norte (Alta California, Baja California, Sonora, Nuevo México, Texas, Chihuahua, etc.; no olvidemos que la extensión de México alcanzaba además de esos estados los actuales estados de Utah, Arizona, Nevada, Colorado y partes de Nebraska, Wyoming, Arkansas y Kansas).

Iturbide es proclamado Emperador de México (1822) en el edificio conocido actualmente como ´Palacio de Iturbide’.

e) Lugar de origen algunos Presidentes de la República (lo de mayor influencia en los siglos 19 y 20).:

Guadalupe Victoria (Durango),

Vicente Guerrero (Guerrero),

Anastasio Bustamante (Michoacán),

Antonio López de Santa Anna (Veracruz),

Nicolás Bravo (Guerrero),

Pedro María Anaya (Hidalgo),

Juan Álvarez (Guerrero),

Ignacio HComonfort (Puebla),

Benito Juárez (Oaxaca),

Félix Zuloaga (Chihuahua),

Sebastián Lerdo de Tejada (Veracruz),

Porfirio Díaz, (Oaxaca),

Manuel González (Tamaulipas),

Francisco Madero (Coahuila),

Victoriano Huerta (Jalisco),

Venustiano Carranza (Coahuila),

Álvaro Obregón (Sonora),

Adolfo de la Huerta (Sonora),

Plutarco Elías Calles (Sonora),

Emilio Portes Gil (Tamaulipas),

Pascual Ortíz Rubio (Michoacán),

Abelardo Rodríguez (Sonora),

Lázaro Cárdenas (Michoacán),

Manuel Ávila Camacho (Puebla),

Miguel Alemán Valdés (Veracruz),

Adolfo Ruíz Cortines (Veracruz),

Adolfo López Mateos (Estado de México),

Gustavo Díaz Ordaz (Puebla),

Luis Echeverría Álvarez (Distrito Federal),

José López Portillo (Distrito Federal),

Miguel de la Madrid Hurtado (Colima),

Carlos Salinas de Gortari (Distrito Federal),

Ernesto Zedillo (Distrito Federal),

Vicente Fox Quesada (Distrito Federal).

Así, en este breve resumen, podemos ver que de estos 34 Presidentes, 29 de ellos no nacieron en la Ciudad de México.

Hasta el Gobierno de Ernesto Zedillo (1994-2000) todos los Regentes de la Ciudad de México (también llamados en el siglo 19 ‘Gobernadores del DF’ eran nombrados por el Presidente de la República.

El 95% de ellos no eran originarios de la Ciudad de México.

Así, con este resumen de los personajes, podemos identificar a los personajes de la política cuyas decisiones crearon el monstruo que es hoy la Ciudad de México.

Quema de Judas en la Ciudad de México (1903). Sus tradiciones murieron con la abrumadora llegada de tantos inmigrantes de todas las regiones del país. Los Capitalinos pasaron a ser una minoría.
Transporte público Tacubaya-Mixcoac-San Ángel a mediados de la década de 1920.

De entre los Presidente más Centralistas, esto es, aquellos que enraizaron aún más el Centralismo económico, militar y político en la capital del país están: Antonio López de Santa Anna (11 veces Presidente de la República), Benito Juárez (quien concentró el poder en la Presidencia de la República y por ende en la Ciudad de México), Porfirio Díaz (quien se encargó de embellecer a la Ciudad de México y de proveerla de todos los servicios más modernos de la época), Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles (quienes crearon el PRI y concentraron en la Ciudad de México a todas las centrales obreras, campesinas, populares, industriales así como a los poderes político, económico y militar).

Todos ellos, por solo nombrar a los más importantes, dieron pasos firmes para que la migración de la provincia hacia la Ciudad de México (único espejo de desarrollo en el país) fuera constante.

Fotografías del Paseo de la Reforma desde el Castillo de Chapultepec hacia la Ciudad de México 1870, 2000 y 2003. Nótense los primeros trazos de la avenida, con su área central y sus laterales, con camellones cubiertos de árboles. En 1870 la Ciudad de México tenía 200,000 habitantes. En 2001 tenía 8.7 millones (17 millones la zona metropolitana). Fuente: portal ‘El Paseo de la Reforma 1864-2004′, Manuel Aguirre Botello (http://eles.freeservers.com/Reforma/reforma.htm#mexico)

Por otra parte ¿ quienes habitan la Ciudad de México ?

Veamos lo siguiente:

Analicemos su población a partir de 1900 y proyectémosla hacia 2000 utilizando para ello los índices de crecimiento demográfico tanto nacionales como locales.

En 1900 la Ciudad de México tenía 300,000 habitantes; en ese mismo año la población del país ascendía a 14 millones de habitantes.

En 2000, la población pasó de 14 a 98 millones, o sea, se multiplicó por 7.

Entonces, si utilizamos ese número 7 y lo multiplicamos por los 200,000 habitantes que habitaban la Ciudad de México en 1900, el resultado será un millón cuatrocientos mil habitantes.

Ese debería de ser, por crecimiento natural (sin inmigración), la cantidad de sus habitantes en 2000.

Sin embargo en 2000 la Ciudad de México y su área metropolitana tenían alrededor de 16 millones de habitantes.

Entonces 16 millones menos 1.4 millones = 14.6 millones de habitantes.

Así pues ¿ de dónde llegaron esos 14.6 millones de personas ?

Es simple, el 95% de ellas de los otros estados de México y un 5% del extranjero.

¿ Puede entonces hablarse de habitantes de la Ciudad de México ? o de una invasión de la provincia a ella provocada por decisiones centralistas dictadas por Presidentes no oriundos de la capital del país.

Av.Cinco de Mayo vista desde el Zócalo hacia la Alameda. A principio de 1900, la capital del país tenía 250,000 habitantes.
Vista aérea de la Ciudad de México según un grabado del siglo XIX.
Vista sur del Zócalo en 1921. Nótese que aún no se destruyen los edificios en primer plano para dar paso a la Av.20 de Noviembre.

Con esta breve reseña, se echa por tierra la idea de que la Ciudad de México o sus habitantes sean los responsables de haber creado el monstruo cuyo insaciable apetito de crecimiento no se detiene y a cuyo Valle continúan llegando anualmente 900,000 personas de otros estados del país.

Resulta así absurdo despreciar a la capital del país y de criticar a sus habitantes, puesto que el 90% de ellos no tienen su origen ahí.

Luego entonces, la Ciudad de México está poblada en un 90% por gente ajena a ella.

Proyecto del Palacio Legislativo que sería interrumpido por el estallido revolucionario.
La estructura central serviría para construir el Monumento a la Revolución.
Fotografía de 1909 con la estructura del Palacio Legislativo: las dos avenidas que cruzan son Avenida Juárez y Paseo de la Reforma en cuya confluencia se observa el ‘Caballito’ de Carlos IV. El remate de la cúpula que se ve en el dibujo terminó ‘coronando’ el Monumento a La Raza en Insurgentes Norte y Río Consulado.

Quienes encuentren en sus habitantes actitudes o conductas incorrectas, estarán viendo el espejo de toda la sociedad Mexicana, defectos idénticos a los nacidos en cualquier parte del país.

El crecimiento anárquico de la Ciudad de México se inició especialmente en los años 1920 y se mantuvo así hasta 1970.

Su población se triplicó entre 1900 y 1930, luego alcanzó los 6 millones de habitantes en 1960, 8 en 1970, hasta llegar a los 9 millones en 2000 (considerando el área conurbada de los municipios del Estado de México, la población alcanza los 17 millones).

BENITO JUÁREZ: VERDADES Y MENTIRAS DEL MITO A 200 AÑOS DE SU NACIMIENTO


Benito Pablo Juárez García es uno de los personajes de la historia de México que causan más polémica.

¿ Y por qué causa es tan polémico ? Por la indeseable insistencia de algunos de encontrar en nuestra Historia a semi Dioses, sin comprender que se trata de seres humanos, con defectos y virtudes.

Los Mexicanos contamos con muchos héroes o personajes trascendentes en nuestra Historia, pero para nuestra desgracia, poca difusión se da de ellos. La intervención de Juárez en la vida pública de México se caracterizó por muchas decisiones correctas y otras claramente criticables.

Por ello, llevar a Juárez o a cualquier otro personaje a los altares o al infierno, es un error. El análisis completo de sus defectos y virtudes ayudará a comprender mejor su vida política y a situarlo en el lugar justo que le corresponde en nuestra Historia.

Como una pequeña muestra de tal desconocimiento, podemos señalar que la frase “entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la paz”, no es suya, sino del filósofo Alemán Emmanuel Kant quien la escribió en su libro ‘la paz perpetua’ (1795). Casi un siglo después Juárez la ‘inmortalizó’ el 15 de Julio de 1867 después de que Porfirio Díaz y Juan José Baz le entregaran la Ciudad de México tras el fusilamiento de Maximiliano.

Emmanuel Kant (1724-1804). Filósofo Alemán autor de la famosa frase que todo mundo adjudica a Juárez.

Tal vez ni el propio Juárez sabría que en ese discurso esa frase, perdida entre muchos párrafos, sería tan importante en su recuerdo. Posiblemente la razón del impacto en la opinión pública del país era que la frase era una moraleja para los derrotados (para los Franceses) y sobre todo el reconocimiento de un principio básico de convivencia entre las naciones: la paz.

México había sufrido como pocos países en la Historia, en un lapso muy breve, una serie de calamidades que clamaban su finalización. Juárez, dentro de todo ese entorno de desgracias, fue indudablemente un personaje clave en ese periodo de nuestra Historia, pero no estuvo solo. De algún modo él fue la cabeza de una amplia generación de personajes cuyas ideas transformarían políticamente a México.

Él fue, tal vez por su edad (en promedio 15 años mayor al promedio de los personajes de la Reforma), el líder de todo ese grupo Liberal que durante la invasión Estadounidense a México (1846-48) rondaba los veintitantos años y que vivió en carne propia la urgente necesidad de crear una conciencia nacional, así como consolidar al Estado Mexicano para enfrentar las agresiones extranjeras estableciendo el tipo de gobierno que el país requería para terminar con la anarquía.

Con la derrota del binomio Conservadores-Francia, Juárez establecería el Liberalismo, como la teoría sobre la cual transitaría el México del último tercio del siglo 19.
Como nota final de esta introducción al tema podemos comentar dos cosas curiosas: una, Benito Juárez aprendió a hablar Castellano a los 12 años. Juárez es el más claro ejemplo de que a pesar de todas las adversidades, cuando se quiere, se puede.

El segundo comentario nos señala que la obra de Juárez tuvo un gran reconocimiento fuera de nuestras fronteras, especialmente en Europa en donde personajes como Víctor Hugo lo alabaron e, indirectamente, el padre de un personaje funesto de la historia de la humanidad bautizó a su hijo con el nombre de Juárez en su honor: Benito Mussolini.

Lugar en donde murió el Presidente Juárez (ala norte del Palacio Nacional, 18 de Julio de 1872). En aquélla época el Presidente vivía en el Palacio Nacional. En esta habitación murió en su cama víctima de angina de pecho (afección cardiaca).

Como cualquier persona normal (porque era una persona normal, a pesar de que algunos le encuentren virtudes divinas), Juárez tuvo aciertos y errores. Contó con suerte y la aprovechó al máximo. Pero para que alguien tenga suerte, debe de haber algún fundamento, una base para poder acceder a ella y estar en el lugar apropiado. Juárez logró todo eso, pero para hacerlo tuvo que fijarse una meta desde pequeño, que lo ayudara a salir del círculo vicioso de miseria, aislamiento y abandono graves que tenían las zonas rurales de México en la época de la colonia.

Proclama en apoyo a la continuación de Juárez en la Presidencia.

Si hoy día, 2006, el pueblo de Guelatao (Oaxaca) está semi abandonado, imaginemos cómo estaría hace 200 años.

Es de un mérito inmenso que un indio, que no hablaba Castellano a los 12 años de edad, haya tenido el empeño de dejar atrás la inercia de vida que era ‘normal’ entre los indígenas Mexicanos del siglo 19. Como muchos lo hacen aún hoy día, abandonó su pueblo para irse a la zona urbana más cercana a Guelatao: la Ciudad de Oaxaca. (Si Juárez viviera en ésta época le parecería un juego de niños alcanzar un grado Universitario. Él sí tuvo que enfrentarse a muchas dificultades).

Es de todos conocido que a los 12 años llegó a trabajar como mozo en la casa en donde su hermana Josefa laboraba como sirvienta, la casa de Antonio Maza que, años adelante, sería su suegro.

Ya con esa ‘plataforma’ , buscó la forma de educarse, lo cual no era sencillo, pues la poca educación que existía estaba disponible para unos cuantos, pero pensar en la educación de un indígena puro, era mucho más que un sueño guajiro.

Estudió la Secundaria en la única que existía en la Ciudad de Oaxaca, el Seminario de la Santa Cruz; pudo ingresar gracias al apoyo de un sacerdote que se convirtió en su protector.

Así Juárez, con su gran empeño y la ayuda de personas y sacerdotes, alcanzó poco a poco mayores niveles de educación hasta alcanzar la licenciatura en Derecho.

A los 25 años ya era Regidor del Ayuntamiento de la Ciudad de Oaxaca y a los 27 miembro del Congreso del estado de Oaxaca.

Durante la invasión Estadounidense a México, Juárez terminaba su periodo como Gobernador de Oaxaca. Poco después, al convertirse en Diputado Federal, votó a favor de la iniciativa presentada por Valentín Gómez Farías y Juan José Baz para solicitar a la Iglesia un préstamo forzoso para obtener recursos y poder financiar la defensa del país .

La invasión y despojo territorial ocasionado por la invasión Estadounidense de 2 años sería el evento que aglutinaría a esa generación de jóvenes que 10 años más adelante se enfrentaría a los Conservadores (1858) y que 20 después (1867) derrotaría a los Franceses y Maximiliano y establecería la República y la consolidación del Estado Mexicano.

Dentro de ese grupo, Juárez era claramente de los de mayor edad y no formaba parte del grupo de jóvenes que vivieron la invasión de Estados Unidos.

Esa diferencia de edades le hizo tener cierta ‘ventaja curricular’ con respecto al resto del grupo Liberal por lo que las circunstancias y varios eventos fortuitos lo hicieron llegar a liderearlos.
Cuando alcanzó el liderazgo de la Suprema Corte de Justicia, el Presidente en turno Ignacio Comonfort renunció a su cargo por diversas razones. De acuerdo a la Constitución vigente, en caso de ausencia o renuncia del Presidente de la República, el líder de la Suprema Corte asumiría la Presidencia.

Por una casualidad, Juárez estaba instalado en la Presidencia, pero tenía frente a él al otro grupo, al Conservador, el que nombraría a su vez a su propio Presidente. México tendría 2 Presidentes entre 1858 y 1861.

De esta forma es como Juárez llega a la Presidencia, de la que, después de 14 años ininterrumpidos de ejercerla, solo la muerte se la arrebataría en Julio de 1872.

La muerte fue una de las muchas ‘fortunas’ de Juárez, pues ya se había reelegido y estaba a punto de hacerlo nuevamente cuando la muerte lo sorprendió.

De no ser por esa afección cardiaca, Benito Juárez pudo haberse convertido en un dictador cuyas reelecciones lo hubieran mantenido indefinidamente como años adelante lo haría su rival político, también Oaxaqueño, Porfirio Díaz.

Hay decenas de historias interesantes alrededor de la vida de Juárez, pero sería interminable exponerlas todas.

Algunos de los hechos más sobresalientes de su vida política y personal los detallaremos a continuación. En algunos de ellos Jalisco se vió inmiscuido.

Cuando por azares del destino Juárez llegó a la Presidencia tras la ‘renuncia’ del Presidente Comonfort, estaba a punto de estallar la guerra civil en México, mejor conocida como ‘Guerra de Tres años’ (1858-1861) entre Liberales y Conservadores.

Ambos grupos (Liberales y Conservadores) seguían empeñados en instaurar en México los mismos modelos de país con los que el México independiente nació.

Los Liberales, representaban un modelo de país tipo Francia o Estados Unidos y los Conservadores estaban más proclives a organizar al país de acuerdo al arcaico modelo Español de Monarquía o en el mejor de los casos una República Centralista.

Esta lucha iniciaría en 1821 y terminaría en 1867 con el fusilamiento de Maximiliano; en ese periodo de gran crisis política, fuimos invadidos por Francia 2 veces y por Estados Unidos otras 2 y en ella fuimos despojados de 2.5 millones de Km2 (5 veces Francia, como referencia). Varios golpes de estado completaron el ‘dantesco cuadro’.

Al llegar Juárez a la Presidencia (1858) sucedían dos hechos relevantes:

  1. La Constitución Liberal de 1857 había sido proclamada y, entre otros muchos capítulos importantes, estaba el de la venta de los bienes de la Iglesia (que eran tan escandalosos que el 30% del territorio nacional estaba en sus manos). En un país fanático de la religión, es fácil imaginarse las dificultades a las que se enfrentaron quienes pretendían aplicar estas leyes.
  2. La economía Mexicana estaba -para variar- en una situación crítica. Mantenerse en la Presidencia requería de dos aspectos vitales: dinero y ejército.

Como Juárez no tenía ninguna de las dos cosas, tuvo que abandonar la Ciudad de México y huir a salto de mata hacia Manzanillo.

En camino hacia ese puerto, pasó por Guadalajara en donde se alojó en el Palacio de Gobierno; ahí es donde el 14 de Marzo de 1858 se dió la famosa escena en la que un grupo de Conservadores estuvo a punto de fusilar a Juárez y sus seguidores. Guillermo Prieto cubrió con su cuerpo el del Presidente al grito de “¡¡ los valientes no asesinan !” y convenció al agresor Filomeno Bravo y sus 30 soldados de liberarlos.

Guillermo Prieto, Liberal que salvó la vida del Presidente Juárez durante su breve estancia en Guadalajara
Palacio de Gobierno de Jalisco

De Guadalajara, Juárez prosiguió su camino hacia Manzanillo y pasó por Acatlán (por eso se le llama Acatlán de Juárez). De Manzanillo se embarcó a Veracruz vía Panamá, La Habana y Nueva Orléans. En Veracruz estaban algunos de sus partidarios, pero estaba lo más importante: dinero.

La situación económica de México era tan miserable que los pocos recursos que conseguía el Gobierno provenían en gran parte de los impuestos que cobraba la aduana del Puerto de Veracruz.

Ahí estableció su Gobierno y, al hacerlo, le ‘cerró la llave’ del dinero al Presidente Conservador Félix Zuloaga quien estaba instalado en la Ciudad de México.

México llegaría a la desgracia de tener 2 Presidentes y 2 capitales: la Ciudad de México y Veracruz. Así de lamentable era la desorganización política de México. Hacía 37 años que el país era independiente y aún no podía tomar un camino político-económico definido.

La división del país en dos bandos, como es de imaginarse, volvió a debilitarlo y no es difícil imaginarse quién se aprovecharía nuevamente de tal situación: sí, claro, los Estados Unidos.
Lo que sucedió entonces, ya ha sido tratado en una aportación anterior titulada ‘1858: México en peligro’ http://www.exploramex.com/epocaIndep/Mexpeligro.htm

Este capítulo, en donde el país estuvo a punto de perderse para siempre como nación independiente, es uno de los más graves e imperdonables errores de Juárez.
Definirlo como un ‘gran patriota’ después de este hecho, es francamente una aberración.

Así, la ‘anarquía Mexicana’ continuaría durante 3 años (1858-1861) con 2 Presidentes, el mismo tiempo en que Liberales y Conservadores se enfrentarían militarmente en diversas batallas empobreciendo los pocos ingresos del país e imposibilitando el progreso material de México.

Como se mencionó en el capítulo de ‘1858: México en peligro’, http://www.exploramex.com/epocaIndep/Mexpeligro.htm Juárez pondría en charola de plata a los Estados Unidos su literal absorción de México y por el contrario, el Presidente Conservador Miguel Miramón, se negó siquiera a escuchar las humillantes propuestas del enviado Estadounidense a la Ciudad de México (Miramon había sido 12 años antes uno de los Niños Héroes de Chapultepec durante la invasión Estadounidense).

Washington enviaría a John McLane a ‘visitar’ a ambos Presidentes.

Melchor Ocampo, fue el escudo de Juárez para que su nombre no apareciera en este vergonzoso tratado. Juárez hizo todo por ser reconocido como Presidente, hasta entregar al país.

Dentro de su ‘charola de ofrecimientos’ al mejor postor a cambio del reconocimiento de su Gobierno estaban:

  1. Cesión de la península de California (Baja California).
  2. Cruce a perpetuidad por diversos puntos del territorio Mexicano a tropas de Estados Unidos así como a cualquier mercancía de ese país.

Algunos artículos del vergonzoso tratado que finalmente Juárez firmaría a través de Melchor Ocampo decían:

“Artículo 18. “…cede la República Mexicana a Estados Unidos y sus conciudadanos y bienes, en perpetuidad, el derecho de tránsito por el istmo de Tehuantepec, de uno a otro mar así como la cesión de la península de California (Baja California)”.

Artículo 28. “Convienen ambas repúblicas en proteger todas las rutas existentes hoy o que existieren en lo sucesivo al través de dicho istmo (en Castellano esto quería decir que los Estadounidenses ingresarían a esas rutas cuando ellos sintieran ‘inseguridad’; o sea una presencia militar permanente).

Artículo 58. “Conviene la República Mexicana en que si en algún tiempo se hiciese necesario emplear fuerzas militares para la seguridad y protección de las personas y los bienes que pasen por alguna de las precitadas rutas, empleará la fuerza necesaria al efecto; pero si por cualquier causa dejase de hacerlo, el gobierno de los Estados Unidos, con el consentimiento, o a petición del gobierno de México, o de su ministro en Washington, o de las competentes y legales autoridades locales, civiles o militares, podrá emplear tal fuerza con éste y no con otro objeto…”.

Artículo 68. La República Mexicana concede a los Estados Unidos el simple tránsito de sus tropas, abastos militares y pertrechos de guerra (…) desde la ciudad de Guaymas, en el golfo de California, hasta el rancho de Nogales, o algún otro punto conveniente de la línea fronteriza (…)

Artículo 78. La República Mexicana cede por el presente a los Estados Unidos, a perpetuidad, y a sus ciudadanos y propiedades, el derecho de vía o tránsito al través del territorio de la República de México, desde las ciudades de Camargo y Matamoros, o cualquier punto conveniente del Río Grande (Bravo), en el estado de Tamaulipas, por la vía de Monterrey, hasta el puerto de Mazatlán, a la entrada del Golfo de California, en el estado de Sinaloa.

¿ Podría relacionar cualquier persona el término de ‘patriota’ a Juarez después de leer estos fragmentos ?

La historia oficial y los ‘Juaristas’ defienden el ofrecimiento de Juárez mencionando que ‘Don’ Benito sabía que el Senado de Estados Unidos lo rechazaría (una suposición sobre otra es verdaderamente muy remota y recuerda a los inexistentes poderes de la videncia y la extrasensorialidad).

El Senado de Estados Unidos rechazó efectivamente para fortuna de Juárez y obviamente de México el tratado.

Pero no lo hicieron por condescendencia a su malogrado vecino del sur, sino por dos razones básicas:

  1. En el proyecto de los Estados Unidos, los indios no tenían cabida. No era lo mismo exterminar o enviar a reservaciones a los indígenas que habitaban su territorio a hacerlo a indígenas con culturas físicas (construcciones). La lucha contra los indios en EU continuaba y había sido difícil. Continuar ese esfuerzo hacia el sur les sería titánico y costoso.
  2. Los problemas con los estados Sureños esclavistas continuaban; la posibilidad de fragmentación de los Estados Unidos en dos países estaba más latente que nunca. El Gobierno del norte (Washington) no deseaba que el país se extendiera más al sur, lo cual fortalecería a los estados Esclavistas sureños.

Así, Juárez arriesgó a México con tal de obtener el reconocimiento de Washington a su Presidencia.

La historia oficial toca de ‘puntitas’ este tema en los libros de texto. Así pues, la Guerra de Reforma (o Guerra de Tres años 1858-1861) terminaría inclinando la balanza a favor de los Liberales liderados por Juárez. Esta Guerra enfrentaría a personajes militares de gran importancia; por la parte liberal Ignacio Zaragoza, Porfirio Díaz y Jesús González Ortega. Por los Conservadores, Miguel Miramón, Tomás Mejía y Leonardo Márquez (como referencia, Miramón y Mejía serían fusilados junto con Maximiliano 6 años más tarde). Todos ellos se enfrentarían 2 años más adelante (1862) durante la Batalla de Puebla.

Como todo hecho histórico, esta ‘guerra ideológica’ había iniciado en realidad 70 años antes, desde la misma época de la Revolución Francesa y las nuevas ideas de reforma del Estado (1789). Desde entonces, algunos países Occidentales buscaron la consolidación de los Estados Nacionales a través de instituciones civiles fuertes que hicieran a un lado la fuerte presencia política y económica de la Iglesia. En México, el enfrentamiento entre Liberales y Conservadores se suscitó por la promulgación de las Leyes de Reforma que afectaban intereses, especialmente de la Iglesia.

Resumidamente, las Leyes de Reforma indicaban:

  • Nacionalización de bienes eclesiásticos (el 30% del territorio y la riqueza nacionales estaba en manos de la Iglesia).
  • Matrimonio civil (controlado por la Iglesia).
  • Registro civil (la Iglesia era la única entidad que controlaba nacimientos y defunciones).
  • Secularización de Cementerios (antes no era posible sepultar a alguien si no era en el panteón de la Iglesia).
  • Días festivos (se eliminaban muchas festividades religiosas, eran demasiadas. La improductividad era evidente).
  • Libertad de cultos.
  • Hospitales y beneficencia.
  • Extinción de comunidades religiosas.

A finales de 1860, los Liberales consumaron su triunfo en la Batalla de Calpulalpan (estado de Tlaxcala) y tomaron la Ciudad de México. Con el triunfo Liberal, sin embargo, los problemas para el país continuarían.

Batalla de Calpulalpan (Tlaxcala) en donde el triunfo Liberal dejó abiertas las puertas de la Ciudad de México a Juárez y los Liberales.

La guerra civil había dejado miles de muertos y, para variar, al país en la bancarrota. Juárez regresó a la Ciudad de México; la situación económica era tal que, como ejemplo burdo, quien se encargaba de la limpieza en el Palacio Nacional, trabajaba sin cobrar a cambio de vivir dentro del inmueble. Además de las grandes carencias del país, se tenían que pagar los intereses de la deuda externa; ante la imposibilidad de pagar, Juárez determinó suspender los pagos. No había dinero; el país seguía en caída libre en cuanto a ingresos. Francia, Inglaterra y España, a través de sus representantes en México, se presentaron con Juárez para exigirle cumplir con los pagos.

Las negociaciones con Francia no tuvieron éxito; se abría la puerta para la invasión.

Ante la reiterada negativa, se presentó una flota de cada país en el Puerto de Veracruz.

La historia ya la conocemos; Inglaterra y España admitieron el acuerdo con Juárez pero no así Francia.

Napoléon III, Emperador Francés, aprovecharía esta situación para planear una invasión a México y, entre otras cosas, “detener el incontenible avance de los Estados Unidos, apoyado en la principal potencia Latina del mundo: Francia”.

Aquí se conjuntaron dos situaciones: los Conservadores derrotados que querían tomar venganza de los Liberales y las pretensiones de Napoleón III de instalarse en América.

La Historia oficial es contundente en esta ‘invitación’ de los Conservadores para que Napoleón invadiera México: los tilda de traidores. Pero también lo fue Juárez al casi entregar el país a los Estados Unidos.

El país estaba tan mal planeado desde la misma época Colonial, sin un rumbo claro, que estas eran las consecuencias de su desorganización.

Juárez enfrentaría un año después (1862) el inicio de la segunda invasión Francesa a México.

Este nuevo enfrentamiento entre Liberales y Conservadores (con la intervención Francesa) sería el último entre ambos bandos.

Como todo en la vida, Juárez tuvo muchas desgracias políticas que enfrentar, pero esas desgracias lo mantuvieron como Presidente de la República por 14 años, hasta su muerte en 1872 (iba a ’seguirse de frente’, si no es por la muerte).

Cuando los Franceses toman la Ciudad de Puebla en 1863 (un año después de la Batalla del 5 de Mayo) y por ende avanzan sobre la Ciudad de México, Juárez huye hacia el Norte para poner a salvo la institución Presidencial.

La travesía de Juárez desde el Valle de México hasta Paso del Norte (hoy Ciudad Juárez) le llevó varios meses en los que estuvo en varias ocasiones a punto de ser atrapado por los Franceses o los Conservadores aliados a estos.

En Zacatecas estuvo a unos metros de ser atrapado, pero alcanzó a huir.

Juárez ya tenía experiencia en huir cuando su Presidencia se veía amenazada.

Para escapar, Juárez no tenía muchas alternativas; el país carecía de caminos que lo comunicaran.

El 99% de los pocos que existían había sido construidos durante la época colonial.

Juárez eligió huir por el ‘Camino Real de Tierra Dentro’ que había sido construido en la época Colonial hacía casi 200 años con el objetivo de comunicar la Ciudad de México con Santa Fé de Nuevo México (una distancia de más de 2,500 Km.).

Paso del Norte, Chihuahua, era el punto más alejado de la Ciudad de México y comunicado por tierra.

Aún cuando México tenía ya casi 50 años de haberse independizado, no había obras públicas de ningún tipo, señal clara de la miseria económica en la que se vivía.

Ya instalado en Paso del Norte y con la institución Presidencial ‘a salvo’, Juárez recibía las noticias del avance de las tropas de Maximiliano por diversos estados del país, especialmente durante los primeros 2 años (1863-1864).

En 1865 Napoleón III ordena regresar gradualmente sus tropas a Francia por la inminente guerra con Prusia (Alemania). El apoyo militar Francés que era vital para mantener vivo el Imperio de Maximiliano comienza a desmoronarse y por ende los Militares Mexicanos al mando de Porfirio Díaz, Jesús González Ortega y Mariano Escobedo comienzan a recuperar poco a poco el territorio nacional.

Napoleón había aprovechado que los Estados Unidos ‘estaban ocupados’ en su Guerra Civil (1861-1865) para adentrarse en América del Norte.

La Historia está llena de circunstancias: en el mismo año (1865) los EU terminan su Guerra Civil y Francia está a punto de entrar en guerra con Alemania.

Algunos Generales Estadounidenses sugieren invadir México para expulsar a los Franceses, pero Lincoln lo desaprueba totalmente.

Había una razón poderosísima: el Norte Estadounidense había derrotado al Sur esclavista.

De invadir México, los Sureños Estadounidenses podrían apoderarse de territorio Mexicano y reiniciar la Guerra Civil.

Ante este panorama, Maximiliano renuncia al trono y pretende embarcarse hacia Europa; cuando íba camino a Veracruz, rectifica y regresa a defender su Imperio.

Acorralado, Maximiliano se refugia en Querétaro junto con los principales jefes Conservadores para ser derrotado finalmente por el General Mariano Escobedo.

Durante semanas, Juárez recibe peticiones de clemencia para Maximiliano y otras amenazantes especialmente de países Europeos, pero el Presidente reitera su frase: “no soy yo quien lo condena, sino las Leyes”.

Maximiliano es fusilado en Mayo de 1867 junto con Miramón y Mejía.

Pintura de Edouard Monet que muestra el fusilamiento de Maximiliano. La pintura es imprecisa, pues el Emperador cedió su lugar en el centro a Miguel Miramón reconociéndole su valor y su trayectoria militar que incluía haber sido uno de los Niños Héroes de Chapultepec y Presidente de la República.

Antes de la llegada a la Ciudad de México, Porfirio Díaz y el Gobernador del DF Juan José Baz le entregan la capital en Cuautitlán.Ni Díaz ni Baz son invitados a subir al carruaje de Juárez para entrar triunfantes a la Ciudad de México.Este detalle golpearía anímicamente a Díaz, a pesar de haber sido él quien llevó a cuestas la resistencia militar durante 5 años de la invasión. Desde el balcón de Palacio Nacional Juárez espeta la famosa frase ‘entre los individuos como entre las naciones el respeto al derecho ajeno es la Paz’, que no es suya, sino del Alemán Emmanuel Kant.

La República había sido restaurada, la guerra entre Liberales y Conservadores que había ‘enfermado’ al país por 56 años terminaba. Era 1867 y parecía que finalmente México se había independizado de su Madre Patria (España) y todas sus ataduras al pasado.

Así lucía lo que hoy conocemos como Paseo de la Reforma 3 años después del fusilamiento de Maximiliano (foto de 1870). El Emperador había ordenado trazar un camino más directo entre el Castillo de Chapultepec y el Zócalo. Se llamó originalmente Paseo de la Emperatriz.
Una foto de la misma avenida 133 años después (2003).

El anhelado progreso, basado en una mejor situación política, estaba por comenzar 57 años después de que Hidalgo diera el grito de Dolores. México había perdido miserablemente 57 años de su vida independiente intentando ponerse de acuerdo en cómo ser gobernado y estaba por iniciar una nueva vida, en medio de la miseria económica y con muchos problemas políticos y militares, pero al menos, ya conocía el rumbo a seguir.

Nota especial sobre el destino del cadáver de Maximiliano (la biografía de Juárez continúa al final de esta nota).

Tras el fusilamiento de Maximiliano vinieron muchos detalles tragicómicos y errores (la tradicional falta de planeación del Mexicano promedio). Al colocar el cadáver de Maximiliano dentro del ataúd no cupo, le quedaban los piés de fuera por lo que hubo que llevarlo al Templo de Capuchinas (Querétaro) sin caja. Corrieron rumores que el Médico que quedó a cargo del embalsamamiento (el Dr.Licea) estaba traficando con partes del cuerpo de Maximiliano y se veía a sirvientes de ‘damas de sociedad’ llegando con pañuelos para que Licea les impregnara sangre del Emperador (’sangre azul’ al fin).

El ataúd con cristales fué accidentalmente roto por un soldado y así fué trasladado a la Ciudad de México en su camino hacia Austria. En el trayecto, el ataúd cayó dos veces del carruaje que lo transportaba cayendo a un arroyo. Al llegar a la Ciudad de México, el cadáver estaba ennegrecido totalmente y descompuesto.

Ya en la Ciudad de México, hubo que embalsamarlo por segunda ocasión. Para vaciarle todo el bálsamo inyectado el cadáver fué colgado.

Hubo decenas de detalles técnico-médicos: uno de ellos fué que los ojos claros se le sustituyeron por unos oscuros de una imagen religiosa.

Juárez quiso conocer el cadáver y acudió al templo de San Andrés de la Ciudad de México con la misma discreción con el que el cadáver llegó a la capital para evitar tumultos o demostraciones pro Imperio. A la media noche llegó el Presidente al templo para visitar el cadáver. Nadie se enteró. Después de verlo por varios minutos Juárez solo dijo: “‘era alto este hombre; pero no tenía buen cuerpo: tenía las piernas muy largas y desproporcionadas”. Y después de otro momento de silencio, agregó: ‘no tenía talento, porque aunque la frente parece espaciosa, es por la calvicie.’ Nadie, ni la prensa se enteró de la visita.

El cadáver fué enviado discretamente en carroza desde la Ciudad de México hasta Veracruz. El templo de San Andrés fué reabierto al culto religioso con lo que algunos adeptos a Maximiliano y el Imperio comenzaron a verlo como un punto de veneración al Emperador. Ante ello, uno de los Liberales más extremistas, el Gobernador del DF Juan José Baz ordenó, en una sola noche, a pico y pala, destruir el templo.

Finalmente, como cosa curiosa, los días 13 acompañaron para mal a Maximiliano: los médicos iniciaron el 2o.embalsamamiento un 13 de Septiembre de 1867. El 13 de Agosto del año anterior Carlota había partido hacia el viejo continente y jamás la volvió a ver. Un 13 de febrero el archiduque marchó optimista hacia Querétaro dispuesto a jugarse la última carta militar de su Imperio. Un 13 de Marzo decidió establecer su cuartel general en La Cruz (Qro.), donde días después caería prisionero. Un 13 de Junio había sido sentenciado a muerte. El 13 de Noviembre de 1867 partía el carruaje que llevaría su cadáver a Veracruz y de ahí a Austria. Todo ocurrió en poco más de un año.

Con la República reestablecida y finalmente el Presidente instalado en la Ciudad de México después de 9 años, Juárez se enfrentó a los mismos problemas que se tenían antes de la Guerra de Reforma y la invasión Francesa:

  1. Una lamentable situación financiera agravada por los años de guerra.
  2. El permanente acecho de personajes civiles y militares sobre la Presidencia (todos se sentían con méritos para ocuparla).
  3. Proseguir con la aplicación de las Leyes de Reforma ante el rechazo de sectores de la población y especialmente del fuerte poder eclesiástico.

Su nuevo periodo Presidencial (de 4 años entonces) iniciaría en 1868 y terminaría en 1872.

Sin embargo, la atracción del poder le llevó a presentarse nuevamente a las elecciones para el periodo 1872-1876.

Ante este escenario, Porfirio Díaz, que había esperado pacientemente a que Juárez terminara su periodo, no soportó más la continuidad de Don Benito en la Presidencia y se rebeló contra él a través de su ‘Plan de La Noria’ en el que desconocía a Juárez como candidato (Nov.1871).

El escrito del Plan terminaba con la frase siguiente (totalmente incongruente para lo que el propio Díaz haría más tarde).

“Que ningún ciudadano se imponga y perpetúe en el ejercicio del poder, y ésta será la última revolución”.

Héroe durante la intervención Francesa, Porfirio Díaz tenía los méritos y la popularidad suficientes para pretender ocupar la Presidencia de la República. Las reelecciones de Juárez se lo impedirían. En su plan de La Noria de 1871 escribió una frase que años después le sería contradictoria: “Que ningún ciudadano se imponga y perpetúe en el ejercicio del poder, y esta será la última Revolución”.

Juárez se reeligió para el periodo 1872-1876 y parecería que nada lo detendría para continuar en el poder eternamente, pero la muerte lo detuvo el 18 de Julio de 1872 en su recámara de Palacio Nacional a los 66 años.

Su muerte fué larga y dolorosa. Su Médico le había diagnosticado desde hacía tiempo angina de pecho (un coágulo en las arterias).

Durante sus últimas horas, el mal se agravó; en aquélla época se pensaba que la aplicación de toallas con agua hirviendo ayudaría a destapar el ‘tapón’ por lo que el Médico lo hizo repetidamente sobre el pecho del Presidente.

Juárez le repitió varias veces al Médico: “Doctor me está usted quemando”.

Finalmente esa noche del 18 de Julio el Presidente Juárez murió.

Margarita su esposa había muerto el año anterior.

Es indudablemente justo reconocer el paso de Juárez por la complicadísima Historia de México del siglo 19.

Su habilidad política y su estricto apego a las Leyes, creó en el país un precedente vital para su vida política futura.

La institución Presidencial logró a partir de entonces una legitimidad que era indispensable para el respeto que se requería para poder gobernar al país.

Las Leyes Civiles estuvieron a partir de entonces por encima de las religiosas.

Pero es también de elemental justicia mencionar que Juárez no estuvo solo; sin el apoyo de una gran generación de Reformistas Liberales, nada habría podido hacer.

Juárez encabezó a una generación de Mexicanos que habían visto a su país ser invadido y despojado dos veces por los Estados Unidos y también por otras potencias, que observaron el desastre político y económico del cual el país no podía salir durante 46 años continuos.

Esta generación encabezada por Juárez, llevó al país a otro status, desde el cual comenzarían a crearse instituciones públicas que consolidarían al Estado Mexicano.

De entre muchos personajes que estuvieron ‘detrás’ de Juárez se encuentran José Joaquín Herrera, Melchor Ocampo, Ignacio Ramírez, Ignacio Manuel Altamirano, Guillermo Prieto, José María Iglesias, Juan José Baz, Manuel González Ortega, Miguel y Sebastián Lerdo de Tejada, Francisco Zarco, Santos Degollado, Porfirio Díaz, Mariano Escobedo.

Habría que reconocer también el heroísmo en la defensa de sus ideales del grupo opositor (del Conservador), en especial a Miguel Miramón, quien antepuso siempre el interés del país antes que el suyo propio.

Margarita su esposa había muerto el año anterior.

SU VIDA PERSONAL.

La vida de Juárez estuvo permanentemente mezclada de pobreza, grandes esfuerzos, dolor por la muerte de la mayoría de sus hijos y una vida de intranquilidad entre las persecuciones que sufrió por el ambiente político tan inestable en el país.

La mayor parte de la gente, incorrectamente, lo tacha de ‘desgraciado ateo y malagradecido hacia la Iglesia’ o de casi Santo. Ambas expresiones hablan de un desconocimiento acerca de la vida de este polémico personaje y de la mala enseñanza de la Historia, en donde los ‘Maestros’ ubican siempre a los personajes históricos como ‘los malos’ y ‘los buenos’.

Juárez era Católico y así lo practicó durante su vida, pero era Anticlerical. Tuvo que enfrentar sus ideales de separar la enfermiza y centenaria relación entre la Iglesia y el Estado en medio de un país profundamente religioso, lo cual no fué sencillo.

Formó parte del grupo Masón, que en México tuvo sus primeros adeptos desde nuestro primer Presidente Guadalupe Victoria.

Fué respetuoso -a veces en exceso- de las Leyes. Cuando falleció su hija Guadalupe, la sepultó en las afueras de la Ciudad de Oaxaca en respeto a las incipientes leyes de Reforma que establecían que nacimientos y fallecimientos serían registrados por el Estado y que la Iglesia ya no estaría autorizada a sepultar en los atrios.

De acuerdo con testimonios de sus amistades y familiares a través de su correspondencia, se aprecia a un Juárez cariñoso, a pesar de su timidez y poca expresión física.

Margarita Maza, esposa y compañera de Juárez en tantos momentos difíciles de la vida del Oaxaqueño.

Cuando su esposa escuchaba de la poca gracia física de su marido decía: “es feo pero es muy bueno”.

De sus hijos, Manuela, Felícitas, Margarita, Soledad, Benito, Guadalupe, Amada, María de Jesús, Josefa, José, Antonio y Gerónima Francisca, solo le sobrevivieron 4.

Cuando Juárez se fué exiliado por 3 años a Nueva Orléans, Margarita y sus hijos huyeron por la sierra de Oaxaca y se mantuvieron con un pequeño comercio en Etla, Oaxaca.

Al huir Juárez hacia Chihuahua por la llegada de Maximiliano y el Ejército Francés, el matrimonio Juárez-Maza se separa en Monterrey. Margarita se exilia en Nueva Orléans en donde muere su hijo José (de 7 años) y en Nueva York fallece Antonio (de 2 años).

A pesar de las constantes separaciones de Margarita y Juárez por sus décadas en la actividad política, su matrimonio se mantuvo estable.

Mobiliario que uso Juárez a su muerte el 18 de Julio de 1872 en Palacio Nacional, Ciudad de México

Margarita murió a los 44 años (1871) y él le sobrevive 18 meses (1872); el Panteón de San Fernando en donde están enterrados ambos había sido cerrado por estar lleno desde 1869. Como una deferencia hacia el Presidente Juárez, le fué permitido enterrar a Margarita.La muerte fué una gran aliada de Juárez; de no haber llegado ésta en 1872, sus periodos Presidenciales podrían no haber tenido fin y otro concepto del personaje habría sido recogido por la Historia. Juárez y su generación fueron personajes necesarios, indispensables en nuestra Historia; alguien tenía que cerrar el capítulo de 3 siglos de conceptos obsoletos que aprendimos de España y que se extendió por 50 años más después de la Independencia.México entró a la modernidad conceptual como Estado, aunque en medio de una pobreza alarmante. Sin embargo, para iniciar cualquier obra es vital tener los cimientos apropiados. La obligada separación de la Iglesia y el Estado tendría, 60 años más tarde, un nuevo enfrentamiento durante la Guerra Cristera.
Juárez, con sus errores y aciertos, había dejado a un México un poco menos atrasado del que encontró. Hay mucho, muchísimo más que escribir sobre Juárez, pero sería interminable describir tantas aristas en la complicada vida de este personaje del México del siglo 19.

Objetos personales de Benito Juárez.

LA PÉRDIDA DEL TERRITORIO DE LA MESILLA (Sonora y Chihuahua)


Tras el desastre que implicó para México la invasión militar estadunidense de 1846 a 1848 por la que el país perdió el 55% de su territorio, los deseos de expansión provenientes del norte continuaron especialmente sobre Baja California, Sonora, Chihuahua y Tamaulipas. La fragilidad política y económica con la que México terminó la guerra con EU, lo hacía presa fácil de mayores descalabros. Así por ejemplo, Raousset Boulbon reclutó colonos en San Francisco e invadió Baja California y Sonora, tomando de hecho Hermosillo y algunas poblaciones de Baja California.

Al año siguiente (1854) Brian Walker guió a otros invasores e, imitando el modelo de Texas, fundó la ‘Republic of Lower California’ e izó su bandera en el puerto de Ensenada. Los pocos Mexicanos que habitaban aquéllas despobladas e inhóspitas regiones enfrentaron casi sin armamento pero con éxito a los nuevos invasores y los pasaron por las armas. En 1853, el Gobernador de Nuevo México William Lane, quiso extender los límites de su entidad sobre territorios de Sonora y Chihuahua; en Marzo de 1853 declaró ese territorio agregado al de los Estados Unidos.

El último despojo territorial a México ocurrió en 1854.
Los Estadounidenses deseaban unir por vía ferroviaria el Golfo de México con la Alta California. Como al sur del Río Gila no había tantas montañas y el clima era más benigno, encontraron sencillo presionar al Gobierno Mexicano a vender el territorio de La Mesilla con la consigna que, de no hacerlo, podrían influir en el Congreso en Washington a ‘tomar otras medidas’. 110,000 km.se perdieron (un poco más que el territorio actual de Jalisco).
El Gobernador Trías de Chihuahua reclamó la invasión y envió tropas para defender la frontera definida por los Tratados de Guadalupe-Hidalgo de 1848.

Al observar esta problemática, el Gobierno de Washington sustituyó a Lane en el Gobierno de Nuevo México e instaló en Santa Fé al General Garland. Este General continuó los deseos expansionistas de Lane y, bajo el pretexto de que los habitantes del Valle de la Mesilla no tenían protección de los Gobiernos de Sonora y Chihuahua, envió tropas a ocuparlo.

Más tarde, envió a la Ciudad de México al Sr.Gadsden; al entrevistarse éste con el otra vez Presidente López de Santa Anna, Gadsden lo amenazó de que, en caso de no aceptar vender el territorio de La Mesilla, promovería en el Congreso estadounidense una tercera invasión para ocupar todos los estados ubicados al norte del Trópico de Cáncer (Baja California, Sonora, Sinaloa, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y Durango).

El trato que ofrecía era pagar 10 millones de Dólares para evitar otro conflicto militar. México estaba en bancarrota y no podía hacer frente a otra guerra. Así, sin posibilidades de enfrentar una nueva invasión militar, culminó la última pérdida de territorio nacional.

El Congreso de EU aprobó la compra de esta franja de territorio mexicano por 10 millones de Dólares, de los cuales México solo recibió seis. Para mayor referencia, el territorio de La Mesilla es el que se encuentra entre las actuales ciudades de Phoenix, Arizona y Nogales, Sonora.

Sus 110,000 km2 cuadrados pertenecían a Sonora y Chihuahua. De los 2′400,000 km2 que México perdió con los EU, el 96% fue despojado durante la invasión militar de 1846-1848 y solo el 4% fue, como vimos, vendido ante una nueva amenaza de perder más territorio.

El Presidente a quien tocó el turno de recibir al enviado Estadounidense fue López de Santa Anna; sin intentar librarle a este funesto personaje de nuestra Historia ninguno de sus trascendentes errores, el limitado margen de maniobra militar y económico en el que se encontraba el país y su Gobierno, lo obligaron a aceptar la humillante propuesta de Gadsden. Así, con el transcurrir de los años y el desconocimiento real de los hechos, quedó en parte de la población la idea de que todos los territorios del norte fueron vendidos, siendo que únicamente el 4% cayó en esa situación.

Nuevos intentos de despojarnos de más territorio vendrían años más tarde por parte de Francia y de los propios EU. Para nuestra propia salud como nación, es muy importante diferenciar que no es lo mismo vender a ser despojado. Los Estados Unidos nos robaron todo el norte; con la excepción de La Mesilla, México defendió con las armas su integridad territorial, a diferencia del resto de los otros territorios que Estados Unidos adquirió por medio de la compra como fue el caso de la Luisiana (1803) comprada a Francia y Alaska a Rusia (1867).

Ante la negativa Mexicana de aceptar vender territorio, los Estadounidenses decidieron que la guerra sería la forma en la que se apoderarían de esos vastos territorios, que fue lo que finalmente ocurrió. Otras referencias: http://www.municipiodenogales.org/tratados.htm

México moderno e industrial


Garza García, Nuevo León

FERNANDO MONTES DE OCA RODRÍGUEZ.


(Azcapotzalco, DF, 29 Mayo 1829 – Chapultepec, DF, 13 Sep.1847)

Padres: José María Montes de Oca y Josefa Rodríguez de Montes de Oca.

Al enterarse del avance del ejército de Estados Unidos a Veracruz solicitó su ingreso al Colegio Militar, en Enero de 1847. Ingresó al Colegio el 24 de ese mes, causando alta en la Primera Compañía de Cadetes, en la que empezó su aprendizaje en la carrera militar.

Su solicitud de ingreso decía:

“Señor director: Fernando Montes de Oca, hijo de D. José María Montes de Oca, difunto, y de doña Josefa Rodríguez, ante V.S., con el debido respeto, hace presente que, deseando servir en la gloriosa carrera de las armas y teniendo la suficiente edad para comprenderla, así como los conocimientos necesarios de primeras letras, viendo al mismo tiempo lo invadida que está nuestra República y queriendo serle útil en la actual guerra con los Estados Unidos del Norte; juntando con esta los certificados y escritos que se me piden, a V.S. suplica encarecidamente se sirva admitirlo en la clase de alumno en el Colegio Militar, que dignamente manda…”

Montes de Oca fue uno de los alumnos del Colegio Militar que, el 13 de Septiembre de 1847, a la vista de los Estadounidenses que amagaban a la Ciudad de México, no hizo caso a las recomendaciones que les hiciera el Director General del Colegio Militar, Monterde, para que se refugiaran en sus casas, dejando el colegio a los soldados defensores.

Read the rest of this entry »

LOS DESASTRES NATURALES


Por su ubicación geográfica, México ha sufrido muchos desastres naturales, especialmente en lo que se refiere a terremotos y huracanes.

Su posición, entre el norte frío y el sur cálido lo hacen especialmente vulnerable a la combinación de ambos.

Esta localización y la extensión de su territorio lo hacen también propicio para poseer una de las 3 riquezas de biodiversidad más importantes del mundo.

TERREMOTOS.

Los terremotos son especialmente originados por el lugar donde se asienta el territorio Mexicano entre las placas de Norte América, la de Cocos y la del Pacífico.

Los movimientos naturales ocasionados por estas placas han originado desde la llegada de los primeros habitantes a lo que hoy es México centenas de terremotos.

En la época colonial los terremotos eran ‘bautizados’ según el día del santo; así tenían, por ejemplo, el terremoto de San Juan o el de San Francisco.

Se fabricaron incluso campanas que únicamente se tocaban durante los temblores para ‘ahuyentarlos’; una de las “más efectivas” era la de San Miguel.

La Universidad de México registró 73 temblores fuertes en la segunda mitad del siglo XVI y 67 en el XVII.

Una herencia colonial que aún hoy vemos en algunas poblaciones o ciudades del país, era cuando la gente salía de inmediato a las calles y se hincaba a rezar.

Algunos, pensando que era el fin del mundo, empezaban a confesarse en voz alta o a gritos (según la cantidad de gente que se estuviera autoconfesando).

Las zonas más castigadas, como hasta ahora, han sido desde la costa de Jalisco hasta la de Chiapas, incluyendo a todo el centro del país.

Los movimientos telúricos han influido en el tipo de arquitectura colonial; así por ejemplo, vemos cómo en Oaxaca las iglesias tienen torres de menor altura y más anchas que en el resto de México.

Entre los temblores más destructivos de aquella época están los de Marzo de 1806 cuando un fuerte temblor derribó las torres de las catedrales de Zapotlán (Ciudad Guzmán) y Guadalajara.

Construcciones coloniales en el centro de México y en ambas Californias fueron continuamente dañadas o destruidas.

Ya en la época independiente (1845) la Ciudad de México vio caer la enorme cúpula de la iglesia de Santa Teresa, justo a un lado del Palacio Nacional.

Ciudad de México. Después del temblor del 29 de Julio de 1957, la figura del Ángel de la Independencia cayó al piso.

El primer campamento de refugiados del que se tiene memoria en México fue establecido por el Gobernador del DF, Juan José Baz, en la Alameda Central de la Ciudad de México tras el fuerte sismo de 1858 y el primer mandatario que se ‘arremangó’ la camisa para auxiliar a la población fué Maximiliano durante una inundación en la Ciudad de México en 1865.

Incluso coincidieron algunos temblores en algunos hechos históricos como cuando Madero entró en la Ciudad de México tras la salida de Porfirio Díaz (1911); el temblor fué bastante fuerte y ocasionó daños, sin embargo las 150 mil personas que fueron a recibirlo (la Ciudad de México tenía 300 mil habitantes) ‘no lo sintieron’.

INUNDACIONES.

La ubicación del territorio Mexicano entre dos océanos lo hace proclive a la entrada de huracanes por el Caribe y la costa sur del Pacífico.

En el Valle de México se tiene conocimiento de inundaciones graves sobre Tenochtitlan en 1449 cuando el Lago de Texcoco cubrió por completo el islote Azteca.

De aquélla época datan las primeras barreras ordenadas por Netzahualcóyotl que, incluso, ayudaban a separar las aguas dulces de las saladas del Lago de Texcoco.

La Ciudad de México vio llover durante 3 días seguidos lo que ocasionó su total inundación; así permaneció inundada 3 años (1629-1632) por lo cual se pensó cambiar la capital del Virreinato a otro lugar.

Fué tan largo este periodo que se creó un aserradero en Río Frío para fabricar canoas; las misas se realizaban en las azoteas de las iglesias o casas.

Las aguas estancadas ocasionaron muchas epidemias y muertes pues, obviamente, no había vacunas.

Igual que este fatídico 2002 hemos visto los desastres en Campeche, Yucatán, Nayarit y el sur de Jalisco por el paso de los huracanes, así durante los pasados 500 años de historia las costas mexicanas se han visto afectadas.

No hay tantos registros de muertes en esas regiones costeras ya que de unos 50 años para acá la población mexicana ha decidido radicar en esos lugares.

Por ejemplo Acapulco tiene hoy casi 1 millón de habitantes, pero tenía 4,000 en 1900.

LAS EPIDEMIAS.

Aunque no se tienen registros precisos, los arqueólogos e historiadores saben que durante la época prehispánica sucedieron centenas de epidemias que ocasionaron la muerte de miles de indígenas.

Una de las que representaron mayores bajas fué la conocida como ‘matlazáhuatl’ la cual era una especie de tifo.

Los expertos en el tema suponen que fueron las epidemias las que ocasionaron el abandono de las grandes ciudades mesoamericanas como Tula, Teotihuacan o varias de las ciudades mayas.

Aún en la época colonial el matlazáhuatl siguió matando gente, principalmente a los indígenas por la falta de higiene.

Una de las primeras calamidades que trajeron los europeos a América fueron las enfermedades desconocidas para los indígenas.

La viruela negra ocasionó más muertes que las propias guerras de conquista.

Al inicio del siglo XVI la población indígena de lo que hoy es el centro de México era de 20 millones de habitantes; para 1599 había disminuido a 6.

Para darnos una idea del desastre ocasionado por esas enfermedades desconocidas, ese nivel poblacional (20 millones) se alcanzó en 1970.

Durante toda la época colonial las epidemias de viruela asolaron el territorio novohispano. Cuando una región estaba librada de la enfermedad, en otra se presentaba contagiando a las zonas sanas.

Los muertos en cada una de ellas se contaban por miles.

En 1800, el Rey Carlos IV recibió muestras de las vacunas que se habían experimentado en Europa.

Ya que no era posible mantener viva la vacuna, se determinó embarcar a un orfanato completo (200 niños) a América para irla pasando de niño en niño hasta llegar a Veracruz.

Debido a la reticencia de la gente a tales adelantos científicos, el propio Virrey ordenó que vacunaran a su hijo en el balcón principal del Palacio Virreinal de la Ciudad de México (actual Palacio Nacional).

El encargado de esta expedición sanitaria que salió de Cádiz en 1803 fué el Doctor Balmis (una calle de la Ciudad de México lleva su nombre.

El remedio fué entonces trasladado con igual método (de niño en niño) por tierra de la Ciudad de México a Acapulco y de allí a las Filipinas y Sud América.

Años llevaría aún cubrir el territorio, parte por las distancias y otra parte también por la resistencia de la gente a vacunarse.

En plena guerra de Independencia, en 1813, una epidemia de viruela ocasionó la muerte de 35,000 personas en la Ciudad de México (casi un tercio de la población).

En 1850 una epidemia de cólera mató a miles de personas en el centro de México; uno de ellos fué Mariano Otero (33 años de edad).

En 1915, durante plena Revolución, se desató una epidemia de influenza ocasionando más muertes en ese año que las que se dieron en todas las batallas.

Un detalle muy curioso, una coincidencia por demás sui géneris, fué el de la explosión que sucedió en la Ciudad de México el 19 de Noviembre de 1784 a causa del mal uso de pólvora; 200 años después, el 19 de Noviembre de 1984 las gaseras de San Juanico al norte de la Ciudad de México explotaron ocasionando decenas de muertos.

CÓMO SE HAN MODIFICADO LOS LÍMITES DE LAS PROVINCIAS/ESTADOS DE NUEVA ESPAÑA Y MÉXICO A TRAVÉS DEL TIEMPO.


Antes de la llegada de los Españoles, el territorio mejor definido era el Azteca, el cual incluía por invasión los territorios de otras diversas naciones.

Extensión máxima que alcanzó el Imperio Azteca a la llegada de los Europeos (indicado en color naranja). Como puede verse, la extensión del Imperio Azteca es aproximadamente el 15% del actual territorio Mexicano. Hacia el Norte, no había territorios definidos.

Después de la fundación de la Nueva España por los Europeos, las fronteras de ésta así como los de sus Provincias y más tarde los Estados Mexicanos se modificaron por diversas circunstancias, hasta llevarlos a la ‘pulverización’ que tenemos hoy día.

Dicha pulverización (más Estados creados artificialmente a partir de otros) se traduce en costos económicos e ineficiencia administrativa.

Basta mencionar que cuando México tenía 4.5 millones de Km2 (antes de la invasión Estadounidense) había 24 entidades federativas y después, cuando ya solo teníamos 2 millones de Km2, se tenían 32 entidades.

Resumiendo los cambios más importantes de esas divisiones territoriales, analizaremos las 5 más trascendentes.

I) Durante el periodo colonial, la Nueva España creció constantemente hacia el norte, hasta llegar a detener su límite solamente por la presencia de Rusia en Alaska.

La ‘razón’ por la cual España era propietaria de toda América (salvo el oriente del actual Brasil) había sido la emisión de la Bula Alejandrina (del Papa Alejandro VI, Mayo de 1493), quien dividió América en dos, reconociendo los esfuerzos marítimos de España y Portugal para ‘descubrirla’. Así, ‘en realidad’ toda América era ‘propiedad’ de España.

Durante el siglo 18, ante el empuje de las colonias Inglesas, especialmente de EU, y la presencia de Francia en la Luisiana, empezaron a delimitarse los límites septentrionales (norteños) de la colonia Española.

Así, llegamos a mediados de 1700s, con la siguiente composición del territorio NohoHispano; al igual que en los siglos anteriores, se denominaba Provincias a las divisiones territoriales y eran las siguientes:

  1. Provincia de la Nueva California: incluía las actuales California, Nevada, Oregón, Washington, Idaho y partes de la Columbia Británica y Alberta.
  2. Provincia de la Vieja California.
  3. Provincia de Sonora: Sonora y Arizona.
  4. Provincia de Santa Fé de Nuevo México: los actuales Utah, Colorado, Nuevo México, la mayor parte de Texas y partes de Nebraska y Wyoming.
  5. Provincia de Nueva Filipinas (Texas).
  6. Provincia de Chihuahua.
  7. Provincia de Nueva Extremadura (Coahuila).
  8. Provincia de Sinaloa.
  9. Provincia de Guadiana (Durango).
  10. Nuevo Reino de León (Nuevo León).
  11. Colonia del Nuevo Santander (o de los Tamaulipas).
  12. Provincia de Zacatecas (Zacatecas y Aguascalientes).
  13. Provincia de San José de Nayarit.
  14. Provincia de Xalisco.
  15. Provincia de Colima.
  16. Provincia de Michoacán: Michoacán, San Luis Potosí, Guanajuato.
  17. Provincia de México: México, Guerrero, Morelos, DF, Hidalgo, parte de Veracruz.
  18. Tlaxcala.
  19. Provincia de Puebla de Los Ángeles: Puebla y partes de Guerrero y Veracruz.
  20. Provincia de Antequera de Oaxaca.
  21. Provincia de Tabasco.
  22. Provincia de Campeche.
  23. Provincia de Mérida de Yucatán: Yucatán y Quintana Roo.

Chiapas no aparece puesto que en la mayor parte del periodo colonial quedó en la jurisdicción de la Capitanía General de Guatemala. Chiapas decide adherirse libremente a México en 1824.

II) La segunda división territorial que ocurrió en la Nueva España tiene una relación directa con el fin de la casa Reinante en Francia como consecuencia de la Revolución Francesa (1789) y que puso fin a la Monarquía Borbónica en esa nación.

Brevemente, el origen de esta dinastía Española de Reyes se encuentra en la unión de Felipe de Anjou -segundo nieto del Rey de Francia Luis XIV- y María Teresa (infanta Española).
De su descendencia proviene el actual Rey de España, Juan Carlos de Borbón.
El nombre proviene de la localidad Francesa de Bourbon-l’Archambault.

De esta dinastía de los Borbones provienen Reyes como Luis XVI de Francia, Carlos III, Carlos IV y Fernando VII de España.

Felipe V, primer Rey Español (1701) de la dinastía de los Borbones.

Antes que los Borbones, gobernaron en España (y sus posesiones en el Mundo) los Austrias, quienes reinaron en Madrid hasta finales del siglo 18; con los Borbones un concepto distinto de gobierno llegaría.
Uno de sus principales objetivos era que España dejara de rezagarse respecto de las otras potencias Europeas, para lo cual obtuvieron asesoría de consejeros Franceses.

Si España estaba rezagada, el rezago de sus colonias Americanas era alarmante, especialmente respecto de las colonias Inglesas del norte de América.

El cambio, territorialmente hablando, significó para las colonias Americanas una nueva división territorial que haría que cambiara el nombre de Provincias por el de Intendencias.
Con ello, el territorio de la Nueva España se conformó de la siguiente manera:

  1. Gobierno de la Nueva California: incluía las actuales California, Nevada, Oregón, Washington, Idaho, Montana y partes de la Columbia Británica y Alberta (Canadá).
  2. Gobierno del Nuevo México: Nuevo México y los actuales Utah, Colorado, la mayor parte de texas y partes de Wyoming, Nebraska y Arkansas.
  3. Intendencia de San Luis Potosí: San Luis Potosí, Coahuila, Tamaulipas, Texas y Nuevo León.
  4. Intendencia de Arizpe: Sonora y Sinaloa.
  5. Intendencia de Durango: Durango y Chihuahua.
  6. Intendencia de Zacatecas: Zacatecas y Aguascalientes.
  7. Intendencia de Guadalajara: Jalisco, Colima y Nayarit.
  8. Intendencia de Santa Fé de Guanajuato: Guanajuato.
  9. Intendencia de Valladolid de Michoacán: Michoacán.
  10. Intendencia de México: los actuales México, Morelos, Hidalgo, Distrito Federal, Querétaro y parte de Guerrero.
  11. Tlaxcala.
  12. Intendencia de Puebla: Puebla y parte del actual Guerrero.
  13. Intendencia de Veracruz: Veracruz (mantiene su territorio idéntico desde la época colonial hasta la actualidad).
  14. Intendencia de Antequera de Oaxaca: Oaxaca (mantiene su territorio igual que desde la Colonia).
  15. Intendencia de Mérida de Yucatán: Yucatán, Tabasco, Campeche y Quintana Roo.

A los Gobernadores de estas Intendencias se les conoció -obviamente- como Intendentes.

Esto es, solamente 15 divisiones territoriales para una extensión cercana a los 6 millones de kilómetros cuadrados (como referencia, México tiene actualmente 2 millones de km2 y 32 entidades federativas).

La tercera división territorial importante se produjo tres años después de que México alcanzó su independencia (1821).
A la caída del Imperio de Iturbide (1822-1823) los recientemente incorporados países Centro Americanos (Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica) se separaron del Imperio Mexicano excepto la provincia de Chiapas quien libremente decidió incorporarse en 1824 a los Estados Unidos Mexicanos.

Dos años antes del logro de la independencia Mexicana (1819), la debilitadísima España había aceptado un nuevo tratado de límites entre la Nueva España y Estados Unidos (tratado Adams-Onís, 1819) en donde la frontera norte de la Nueva España se fijaba en el paralelo 42 grados norte, o sea el límite de los actuales estados de California-Oregón, Nevada-Idaho, Utah-Wyoming, Colorado-Nebraska, por mencionar los del norte.

Ese sería el territorio que México heredaría de España, unos 4.5 millones de Km2, 2 millones menos de los 6.5 millones que tenía 100 años antes y que España no pudo defender ante el embate del progreso del vecino del norte.

La República Federal de 1824 quedó conformada por 19 estados y 4 territorios (territorio se le nombraba a la entidad que no tenía suficiente población para formar un gobierno y que requería que el Presidente nombrase a su representante para gobernarla. Como ejemplo de los dos últimos territorios que pasaron a ser estados, en 1973 Quintana Roo y Baja California Sur se convirtieron en estados al superar el nivel mínimo requerido de 100,000 habitantes).

  1. Territorio de Alta California (capital, Monterrey).
  2. Territorio de Baja California (capital, Ensenada).
  3. Territorio de Nuevo México (capital, Santa Fé).
  4. Territorio de Colima (capital, Villa de Colima).
  5. Sonora y Sinaloa (capital Arizpe).
  6. Chihuahua (Ciudad de Chihuahua).
  7. Durango (Ciudad de Durango).
  8. Coahuila y Texas (Saltillo).
  9. Nuevo León (Monterrey).
  10. Tamaulipas (Villa de Aguayo, hoy Ciudad Victoria).
  11. Zacatecas (Zacatecas).
  12. Jalisco (Guadalajara).
  13. San Luis Potosí (San Luis Potosí).
  14. Guanajuato (Cd.de Guanajuato).
  15. Querétaro (Querétaro).
  16. Michoacán (Valladolid).
  17. México (Ciudad de México).
  18. Tlaxcala (Villa de Tlaxcala).
  19. Puebla (Puebla de Los Ángeles).
  20. Oaxaca (Ciudad de Oaxaca).
  21. Chiapas (San Cristóbal).
  22. Tabasco (Villahermosa).
  23. Yucatán (Mérida).

Salvo Michoacán, Oaxaca y Guanajuato, el resto de las entidades tienen hoy día una diferente extensión territorial y límites.

Los 46 años posteriores a la independencia (1821-1867) serían los más desastrosos en la historia del México; el desastre se vería reflejado, entre otros aspectos, en la modificación del mapa del territorio nacional.

México sería mutilado.

El primer cambio del mapa Mexicano vendría con la declaración de independencia de Texas en 1836.

Al proclamar su independencia, los Estadounidenses extendieron ‘por sus pistolas’ los límites originales de Texas, invadiendo los territorios de Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua y sobre todo de Nuevo México.

Por mencionar un ejemplo, el río Bravo no era el límite entre Texas y Tamaulipas, sino el río Nueces, que corre unos 100 km.más al norte del Bravo.

La incapacidad económica y militar de México aunado al desastre político en el que se encontraba el país, permitió a los independentistas Texanos aplicar la ley de ‘tierra de nadie’ y establecer los límites que les complacían sin que nadie pudiera detenerlos.

Incluso cuando fueron aceptados como estado de EU, el gobierno de Washington les redujo el territorio que ellos mismos se habían autoapropiado.

Nueve años más tarde cuando Estados Unidos acepta a Texas como parte de su territorio y la consecuente reclamación de México, nuestros vecinos del norte deciden invadir México (1848-1848) no solo para obligar a México a aceptar la independencia de Texas con sus límites artificiales, sino a despojarnos del resto de nuestros territorios norteños.

Así, tras el desastre de la invasión y el triunfo de los Estadounidenses tras tomar la Ciudad de México (Sep.1847), México sería mutilado y sobreviviría solamente el 45% del territorio original heredado de España; el 55% restante pasaría a poder de los Estados Unidos (algo así como la extensión de Argentina, 8o.país más extenso del mundo).

Dentro del tratado de Guadalupe-Hidalgo que consumaba el despojo territorial, se contemplaron los siguientes cambios de división entre los Estados Mexicanos:

1) Alta California.

De su territorio se crearían los estados de California, Nevada y Arizona.

El límite entre Alta California y Baja California se movería ligeramente hacia el norte, de manera que por tierra Sonora y Baja California quedaran conectados (como ejemplo, Tijuana, Tecate y Mexicali quedaban, antes de esa división, dentro de Alta California y pasaron a Baja California ante la súplica Mexicana de que Baja California quedaría aislada de México por el Golfo de California.

(Una posterior mutilación (1853) haría que Sonora perdiera La Mesilla, el territorio que se encuentra entre Phoenix y Nogales, en donde se encuentra Tucson precisamente) y Chihuahua una parte de su noroeste (actualmente parte de Nuevo México).

2) Nuevo México.

De su territorio se crearían Nuevo México, Utah, Colorado, una gran parte de Texas (más del 60%) y partes de Wyoming y Nebraska.

3) Texas.

El territorio original de Texas (una cuarta parte de la extensión actual) se extendió e invadió territorios de Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua, Nuevo México y Nuevo León.

Mapa que muestra la forma en que los Estadounidenses que independizaron Texas se extendieron hacia el Oeste y sur invadiendo territorio de Nuevo México, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas.

Durante la invasión Estadounidense a México inició la guerra de castas en Yucatán en donde se rebelaron los Mayas ante la explotación de los blancos; Yucatán estuvo a punto de perderse para México a manos de los Estadounidenses. El porcentaje indígena del territorio y la poca riqueza que la península ofrecía a los Estadounidenses fueron algunos afortunados factores que impidieron su despojo.

Hay decenas de detalles que de cada estado podrían mencionarse, pero sería muy extenso, por lo que solo apuntaremos los cambios más trascendentes.
Antes de detallarlos, es importante mencionar dos puntos:

1) Después de la invasión Estadunidense (1846-48) y el despojo y mutilación de México, el gobierno de Juárez especialmente temeroso (y con razón) de los levantamientos de las regiones militares ‘más fuertes del país’. Por ello aplicó el refrán de ‘divide y vencerás’ y así minimizó las posibles amenazas de las fuerzas militares más importantes del país: las de los estados de México y Jalisco.

Finalmente solo actuó sobre el estado de México, de donde se crearon los estados de Hidalgo y Morelos (el estado de México fué el estado más pulverizado del país en este sentido pues de él se crearon además el DF y casi todo Guerrero).

2) La penúltima invasión a nuestro país quedó a cargo de Francia (1863-67); Maximiliano dividiría aún más a los estados Mexicanos convirtiéndolos en más de 45 departamentos.
Sin embargo, tras el fusilamiento de Maximiliano en Querétaro y con él el final de la invasión, se retomó la división política anterior a la intervención Francesa.

Modificaciones en los estados:

  1. Del territorio de Zacatecas se creó Aguascalientes.
  2. De territorio de Yucatán se crearon Quintana Roo y Campeche (1858). La proclamación de la independencia de Yucatán (1841) y la guerra de castas de 1847 fueron parte de la razón de la separación de Campeche y más tarde de Quintana Roo de Yucatán.
  3. De la provincia de México se crearon el Distrito Federal (1824), Guerrero (1849) y más tarde Hidalgo y Morelos (1858).
  4. De Baja California se crearon Baja California y Baja California Sur (es un error referirse a Baja California como ‘Baja California Norte’, tal nombre no existe).
  5. De Coahuila y Texas (eran uno mismo), quedó solamente Coahuila.
  6. Jalisco: se crearon Nayarit y Colima (aunque en algunas épocas Colima fué una provincia sola que pasaba esporádicamente a la tutela de Jalisco).
  7. Chiapas: cuando esta provincia decidió adherirse a México, el Soconusco (actual sur de Chiapas) pasó a formar parte de la entidad, tal cual la conocemos hoy día.

Esta pulverización de nuestros estados en general nos cuesta ($) más dinero pues supone más gastos en Gobiernos locales como Gobernadores, congresos locales, etc., o sea una ineficiencia.

De acuerdo a la Constitución Mexicana, un territorio pasa a ser estado cuando sobrepasa los 100,000 habitantes. Los territorios de Quintana Roo y Baja California Sur fueron los dos últimos en pasar a ser Estados en 1973.

MÉXICO Y SU FUTURO ENTRE LAS GRANDES ECONOMÍAS DEL MUNDO.


El pasado 13 de Julio de 2006, en la víspera de la reunión del G8 en San Petersburgo (Rusia) el Primer Ministro Inglés Tony Blair sugirió ampliar este grupo que incluye a las 8 superpotencias mundiales, a 5 economías más que por sus características están llamadas a alcanzar dicho status en los años y décadas siguientes.

El G8 está conformado por Alemania, Canadá, EU, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia.

Rusia fué el último invitado al G7 pues es considerada aún una potencia militar de importancia.

Los 5 países sugeridos por Blair son Brasil, China, India, México y Sudáfrica (aunque no es esta la primera vez que esta sugerencia se realiza).

Pero ¿ cuál es la razón que en ese G8 no estén invitadas naciones recientemente desarrolladas como Corea del Sur, España, Irlanda o naciones de añejo desarrollo como muchas de las Europeas Occidentales ?

Porque el concepto de superpotencia incluye características como alta población, extensión territorial amplia, liderazgo regional.

Todas estas características las cumplen las 5 naciones arriba mencionadas, así como un potencial de crecimiento económico sustentable y permanente que en el curso de los siguientes años los lleve a ser consideradas superpotencias.

El Presidente de México Vicente Fox durante la reunión del G8 en San Petersburgo, Rusia, Julio de 2006.

La Historia da muchas vueltas y naciones que en alguna época fueron líderes regionales o mundiales decayeron tiempo después y con el correr de los años retomaron ese liderazgo.

Tal es el caso, por ejemplo, de China.

Un ejemplo burdo de esta situación China es la siguiente referencia.

Durante los últimos años puede resultar ofensivo para un Japonés ser confundido con un Chino.

Sin embargo, hace siglos los Japoneses tuvieron que ir a China a aprender a escribir e incluso fueron influenciados religiosamente por la fuerte cultura China.

En aquélla época habría sido ofensivo para un Chino ser confundido por un Japonés.

En 2005, Japón sigue siendo la segunda economía del mundo y China ha ascendido a la cuarta.

En 2019 se calcula que China será la primera economía del mundo y Japón la tercera.

Cómo da vueltas la historia ¿ no ?

En el caso de México, aunque con niveles de pobreza graves en la época colonial, fué considerado durante 250 años la principal economía de América.

Después de una serie de traspiés históricos especialmente en el siglo 19, México requirió de una transformación política, económica, social y demográfica que le demandó 150 años para ubicarlo hoy día entre las 10 economías más importantes del mundo.

Si la organización política y económica que México ha logrado es administrada inteligentemente, a mediados de este siglo México podría alcanzar el grado de super potencia.

Esa misma visión la tienen los líderes del G8 y los economistas más reconocidos del mundo, de ahí la sugerencia de Blair.

Algunas de las grandes culturas de la humanidad no se han levantado hasta ahora del letargo del tiempo como el caso de Egipto, Persia (Irán) o Grecia, pero la posibilidad de que se conviertan en super potencias es remoto considerando que no cumplen con todas las características mencionadas al principio (alta población, extensión territorial amplia, liderazgo regional).

La Historia nos muestra que todos los países tienen un proceso generacional en donde sus circunstancias políticas, sociales y económicas evolucionan en algunos casos para llevarlos a mejores estándares de vida.

Todas las naciones que hoy conocemos como desarrolladas tuvieron sus siglos de miseria y pobreza y solo la aplicación paciente y constante de políticas acertadas los llevaron a alcanzar décadas después el bienestar socio-económico que hoy observamos.

Si México es conducido inteligentemente por sus Gobernantes y por el pueblo mismo, es indudable que llegará en las siguientes 4 décadas a ser una de las economías más importantes e influyentes del mundo.

No es un simple deseo, es pragmatismo.

LOS TRATADOS DE BUCARELI (1923)


Los reclamos por los cuales lucharon los revolucionarios de 1910-1916 quedaron plasmados en la Constitución de 1917.

El Gobierno de Estados Unidos observó con preocupación varios de los artículos de la nueva Constitución (3, 27, 33, 123 y130), especialmente el 27 en el que se declaran propiedad de la nación los recursos naturales del suelo y subsuelo de México.

Esto afectaba potencialmente a las compañías petroleras extranjeras muchas de ellas estadounidenses; México era el 2º.productor de petróleo del mundo en 1921.

La presidencia de Álvaro Obregón (1920-1924) no había sido reconocida por el gobierno de Washington. Esa falta de ‘reconocimiento’ significaba para Obregón el cierre de los flujos de capital que México requería para reconstruir el país devastado por la Revolución que había ocasionado 1 millón de muertos y desquiciado las actividades económicas por 10 años. El gobierno estadounidense exigía la no retroactividad de varios artículos de la Constitución a cambio del reconocimiento.

Para 1923, el gobierno de Obregón tuvo que ceder a las presiones de su vecino del norte; comisiones de los gobiernos de ambos países se reunieron en las calles de Bucareli en la Ciudad de México entre Mayo y Julio de 1923 para acordar las condiciones del reconocimiento.

Aeródromo de Balbuena al oriente de la Ciudad de México. La actividad aérea en México llevaba un buen desarrollo.
Como datos curiosos el Primer Presidente del mundo en viajar en avión fué el Presidente Madero y el primer bombardeo aéreo de la historia fue el ataque a Guaymas por un conflicto entre Carranza y Obregón.
Banquete en honor del Embajador Estadounidense Warren. Las relaciones con los Estados Unidos siempre han sido malas aunque revestidas de ‘amistad’ y ‘buenos deseos’ por obligación y necesidad.

Además de la no retroactividad en el artículo 27 para los petroleros estadounidenses, y otros artículos más, Washington exigió que México se abstuviera por 50 años de realizar investigaciones en diversas áreas industriales tales como fabricación de motores o aviones.

Ésta última industria, la aérea, había tenido un loable desarrollo en México hasta la entrada en vigor de los tratados.

Algunas anécdotas y hechos importantes que vieron truncado su desarrollo por este acuerdo se mencionan a continuación:

1908: se desarrolla la teoría de la locomoción aérea.

1909: se construye el primer helicóptero mexicano.

1910: se construye un avión-helicóptero con 2 motores.

Alberto Braniff logra el primer vuelo en América Latina y rompe el récord mundial de altura (considerando la altura de la Ciudad de México).

El aeropuerto de la Ciudad de México ubicado en Balbuena se convierte en el primero de Iberoamérica.

1912: Francisco I.Madero se convierte en el primer Presidente del mundo en viajar en avión al sobrevolar la Ciudad de México.

1913: primer bombardeo aeronaval del mundo en Guaymas, Sonora en una disputa entre Obregón y seguidores de Venustiano Carranza.

Charles Lindberg a su llegada al Aeropuerto de Balbuena (Ciudad de México). El contacto aéreo entre ambos países era intenso. Actualmente (2005) lo sigue siendo; la nacionalidad de las líneas aéreas extranjeras que más llegan a los Aeropuertos de Estados Unidos son Mexicanas.
Capitán Emilio Carranza (1905-1928) en San Diego antes de volar a la Ciudad de México
Llegada de sus restos a la Ciudad de México. Carranza estableció en Mayo de 1928 el tercer mayor récord del mundo en longitud de vuelo sin escalas de San Diego a la Ciudad de México. Los dos primeros récords eran de Lindberg en sus vuelos Nueva York-París y Nueva York-Ciudad de México.

1915: se inauguran los Talleres Nacionales para Construcción de Aeronaves en los llanos de Balbuena (Ciudad de México).

El primer bombardeo aeronaval del mundo ocurrió en Guaymas, Sonora en una disputa entre Obregón y seguidores de Venustiano Carranza.

Carranza decreta la formación de la Fuerza Aérea Mexicana.

Se diseña la hélice ‘Anáhuac’ (madera) cuya densidad era igual en ambos lados proporcionando mayor potencia al motor; supera a los diseños europeos.

Se diseña el motor ‘Garza blanca’ (su nombre real era en náhuatl) con los pistones por fuera. El motor giraba con la hélice.

1916: se fabrican aviones para el ejército para utilizarse con gasolina de baja calidad.

Los motores europeos Hispano-Suiza se establecen en México y crean la marca ‘SS México’.

El ejército de EU invade Chihuahua por tierra y aire en busca de Francisco Villa; 6 meses más tarde regresa a EU con las manos vacías.

1918: se fabrica el primer hidroavión mexicano y se bota en Veracruz.

El Ing.Villasana diseña aviones de una sola hélice.

1920: el Ing.Ángel Lascuráin abre la carrera de Constructor de Aviones.

1921: Lascuráin y Santarini inventan el primer simulador estático de helicópteros del mundo.

1922: Lascuráin lanza su avión serie ‘E’ sustituyendo los tirantes por largueros en las alas.

1923: Lascuráin fabrica a ‘Tololoche’, un avión cuyo fuselaje era de caoba, totalmente liso con menor resistencia al aire y el Quetzalcóatl con motor BMW.

1973: terminan los 50 años de vigencia del tratado en el Gobierno de Luis Echeverría.

Uno de los objetivos del tratado había surtido efecto: la industria aérea y de fabricación de motores había desaparecido en México.

A pesar de los tropiezos y obstáculos que nos han puesto desde el exterior y de muchos lastres internos con los que nuestro país ha vivido por decenios, México es la 9ª.economía del mundo.

¿ Hasta dónde podremos llegar si eliminamos esos lastres ?

TRANSFORMACIÓN DE MÉXICO EN EL SIGLO XX


Hace unos días terminó el siglo XX, el primero completo que México ha vivido como nación independiente.

Si comparamos el México de 1901 con el de 2000, veremos a 2 países diferentes.

Hoy, tenemos dos Méxicos, uno desarrollado y otro rezagado; en 1901 el rezago era general.

impresionante sembradío de magueyes para la producción de pulque en la Hacienda de Chimalpa, Edo.de México (1904). El país se encontraba hundido en el subdesarrollo industrial y una parte del sector agrícola se dedicaba a producir una bebida inútil y desquiciadora de la población rural: el pulque.
extractor del aguamiel para la producción de pulque. En pueblos y ciudades las pulquerías eran el sitio ideal para derrochar el miserable salario que la gente de clase baja percibía.

Desde la perspectiva económica México inicia el siglo XX como una nación primordialmente agrícola junto con una incipiente planta industrial dominada parcialmente por extranjeros que explotaban los recursos naturales, única riqueza nacional.

Plantación de caña de azúcar en Veracruz. Salvo las incipientes industrias textiles y cerveceras, casi toda la actividad económica estaba representada por el comercio y la agricultura.

Las materias primas representaban 97% de nuestras pequeñas exportaciones.

Hoy, a un siglo de distancia México es la economía 11 del mundo y la #8 por sus exportaciones, las cuales se conforman en un 87% de manufacturas con un importante porcentaje de integración nacional.

Políticamente, el siglo XX inicia con Porfirio Díaz en la Presidencia.

El General Díaz había llegado al poder por primera vez (1876-1880) por medio de acciones militares. Su poder era absoluto sobre el Congreso, poder judicial, Gobiernos estatales y en general de la vida nacional.

El siglo XX termina con los poderes ejecutivo y legislativo elegidos popularmente mediante procesos electorales claros e independientes del Gobierno.

Los tres poderes mantienen su independencia sin sujetarse uno a otro, el mismo anhelo de Madero desde 1908.

Las descentralización política y económica tuvo grandes cambios en los últimos 30 años del siglo XX.

En 1970, la Ciudad de México producía el 74% del producto nacional; para 2000, el permanente desarrollo de la Capital y el muy vigoroso del resto del país, hizo que ésta se redujera a 24%, los estados producen el resto.

En la demografía el cambio es espectacular; para 1901 México tenía 12 millones de habitantes, 50% más que en 1801.

Para 2000 somos 10 veces más (97 en México y 23 fuera del país).

A partir de 1970 el índice de natalidad inicia un marcado descenso pasando del 3.6% al 1.5% actual y sigue disminuyendo.

Sin estos cambios demográficos, hoy tendríamos 35 millones de Mexicanos más.

En 1901 México era un país rural (85%); hoy es mayoritariamente urbano (75%).

La mayor población era la Ciudad de México con 300,000 habitantes; hoy tenemos 55 ciudades con 300,000 habitantes o más.

En educación el analfabetismo era del 90%; hoy es ese el porcentaje de alfabetizados.

El nivel de estudios era menor al 1er.grado de Primaria y hoy es de 8 grados.

Las Universidades se contaban con los dedos en 1901; hoy inversiones públicas y privadas las han llevado a todos los rincones del país.

En comunicaciones, salud, esperanza de vida al nacer, etc., las diferencias también son enormes.

Un territorio tan rico como el Mexicano, merece sin duda darle un nivel de vida mucho más elevado a su población.

Uno de los grandes secretos para lograrlo es el establecimiento de un sistema democrático como el que hoy vivimos.

Si bien es cierto que el México de 2000 es muy diferente al de 1901, el XXI promete ser el siglo en el cual México elimine el rostro de la pobreza que lo ha acompañado desde su creación -por España- en 1521.

México no había cambiado tanto en un siglo como en el XX; sin embargo la mayor transformación que haya vivido nuestro país está por venir.

Habrá que recordar lo que hemos vivido en el pasado para valorar lo que está por llegar.

LA LAGUNA (Coahuila y Durango)


Las huellas de las exploraciones de Mexicanos y Españoles quedaron marcadas en los mapas de regiones tan distantes como Alaska, la Columbia Británica o Filipinas; por mar, no tuvieron límites. Sin embargo, el desierto representó un obstáculo para la expansión Mexicana (Novohispana) en Norte América y aunque sus fronteras se ampliaron al norte hasta hacer frontera con Rusia (Alaska), no fué sencillo poblar tan inmensos territorios.

Vista de Torreón desde el Cristo de las Noas y paisaje árido típico de la zona de La Laguna.

La población de la Nueva España se asentó principalmente al sur del trópico de Cáncer (cercano a la ciudad de Zacatecas). Al perder los territorios del norte después de la invasión estadounidense, se volvió necesario promover el poblamiento del 45% que nos quedó. Hombres emprendedores enfrentaron al desierto y así nacieron muchas nuevas poblaciones en el norte de México; una de ellas fué la región de La Laguna.

Villa entrando a Torreón (1914) en el intento de los Revolucionarios por derrocar al dictador Victoriano Huerta. Torreón era punto clave por las confluencias de vías ferroviarias. 1,600 muertos fueron las bajas en ambos bandos.

Su nombre proviene de las hoy desaparecidas Lagunas de Mayrán y de Viesca, cuyos vasos fueron desecados cuando se construyeron dos presas en los ríos de temporal que las alimentaban. Los propietarios del rancho El Carrizal construyeron hacia 1850 un torreón de adobe para vigilar a los indios que asolaban a los dueños y trabajadores del rancho. Ese fué el origen de lo que hoy conocemos como Torreón.

Esa sencilla construcción motivó a otros pobladores de rancherías de la zona y aún de otros estados a asentarse en las cercanías del rancho, incrementándose gradualmente hasta alcanzar los 15,000 habitantes en 1907. Diversas obras como el paso del ferrocarril Ciudad de México-Ciudad Juárez (1883) y la construcción de dos presas (1930) promovieron el desarrollo de La Laguna principalmente en el cultivo del algodón y la uva.

El algodón y el ferrocarril: elementos clave en el desarrollo de la zona Lagunera.

A pesar de su medio ambiente, La Laguna, producto de la fusión de sus vecinos duranguenses de Lerdo y Gómez-Palacio, alberga hoy día a más de 1 millón de habitantes en pleno desierto. La Laguna es el primer productor de mezclilla del mundo, además de un emporio ganadero y lechero así como origen de empresas con presencia nacional (Lala y Soriana). Para 2002 rivalizará con Baja California al producir 6 millones de pantallas de televisión anualmente. La Laguna es un ejemplo más de que nos demuestra que no hay pretextos para ser exitosos, siempre que los retos se enfrenten con trabajo y constancia.

ORIGEN DEL NOMBRE ‘TORREÓN’.

En 1850, Leonardo Zuloaga dueño de un predio ordenó que en la margen derecha del río se construyera un torreón (torre de vigilancia). A ese primer torreón se le agregó una cuadra y más tarde una casa. Después se agruparon algunos pequeños locales y áreas para trabajo agrícola conocidas como El Tajito y El Pajonal. A este conjunto de construcciones se le comenzó de denominar el ‘Rancho del Torreón’.

Los primeros colonos que se avecinaron junto al torreón fueron los hermanos Peralta: Guadalupe, Melquíades, Serafín y Natividad, gente humildes provenientes de Cuencamé, Durango. Años adelante con la sociedad entre los señores Jiménez y Zuloaga, dio comienzo la era agrícola con la siembra del algodón y la uva.

Manuela Taboada de Abasolo.


Como sabemos, Mariano Abasolo fué uno de los iniciadores del movimiento de Independencia junto con Allende, Hidalgo y Jiménez.  Abasolo provenía de una familia de origen Vasco, pero nacido en América y pertenecía a una rica familia de comerciantes.  Cumpliendo lo que normalmente sucede en las revoluciones, no son las clases bajas, sino las medias, quienes inician este tipo de movimientos; Abasolo no fué la excepción.

Durante las tomas de Guanajuato y Guadalajara por parte de los Insurgentes, Abasolo había ayudado a muchos Españoles a huir de la barbarie que Hidalgo permitió a su tropa (Allende siempre se opuso a permitir estas demostraciones de salvajismo, pues no formaba parte de la ‘cultura militar’). En estas dos ciudades, muchos Españoles, y en algunos casos sus familias, fueron asesinadas a manos de la enardecida muchedumbre Insurgente. Cuando los líderes del movimiento Insurgente (Allende, Hidalgo, Jiménez y Aldama) son apresados en el sur de Coahuila, Abasolo es igualmente capturado. Todos son llevados desde el sureste de Coahuila hasta la Ciudad de Chihuahua donde serían enjuiciados.

Read the rest of this entry »

FRANCISCO PRIMO DE VERDAD Y RAMOS.


PRECURSOR DEL MOVIMIENTO DE INDEPENDENCIA.

Foto por cortesia de WikiPediaDos años antes de que Hidalgo y Allende iniciaran el movimiento insurgente de 1810, hubo un importantísimo acontecimiento en la Ciudad de México que, para no perder la costumbre, es tímidamente aludido por la historia que se enseña en las escuelas.

Para 1808, como sabemos, España estaba invadida por Napoleón. Ante esta situación, el Rey de España, Carlos IV, había abdicado en favor de su hijo Fernando VII. El cambio de Rey implicaba también la llegada de un nuevo Virrey en la Nueva España. El Virrey en turno dio, con todo su pesar (para él) la noticia. Una semana más tarde, Fernando VII abdicó a su trono en favor de Napoleón quien nombró a su hermano José (Pepe Botella), Emperador de España.

En los 300 años de colonia, nunca había ocurrido en la Nueva España una situación similar: en Madrid no había autoridad Española, no había Rey y por tanto, las colonias Americanas quedaban a merced de las decisiones de un extranjero (Napoleón y su hermano).

Ante esta situación, el Ayuntamiento de la Ciudad de México se reunió y planteó 2 alternativas:

  1. Rendir obediencia a Napoleón o
  2. Mantener fidelidad al Rey de España.

La segunda opción parecía la que más adeptos tenía pero, si el Gobierno de España había claudicado ante Francia ¿ qué podía esperarles a las colonias Americanas ?

¿ Cuánto tiempo duraría la dominación Francesa en España ?

Read the rest of this entry »

NO SE AMA LO QUE NO SE CONOCE


En 2010 México celebrará el bicentenario de su independencia.

De la misma forma en que se aleja la mañana del 16 de Septiembre de 1810, los Mexicanos se alejan del conocimiento de su historia.

Un periódico local publicó este fin de semana una encuesta telefónica en nuestra ciudad que arroja, entre muchas preguntas, el siguiente resultado:

¿ De qué país se independizó México ?

No sabe: 44%

España: 37%

EU: 10%

Francia: 9%

Esta pregunta es una de las que más lógicamente deberían de formar parte del conocimiento histórico de los Mexicanos; 94% de ellos han cursado, al menos, la educación Primaria.

Si la mayoría (53%) desconoce un dato tan elemental, qué podemos esperar de otros procesos históricos que nos ayuden a identificar quienes somos y a dónde vamos.

Esa masa de gente no puede, entonces, hacer un análisis de cualquier acontecimiento pasado o reciente; su opinión se forma de acuerdo a lo que le ‘informen’ los medios de comunicación.

Esta situación no es privativa de nuestro país.

Existe un penoso desconocimiento de la historia nacional y universal en cualquier país, aún en los llamados desarrollados.

Cualquier área del conocimiento humano es de gran importancia, sin embargo, el conocimiento histórico ayudaría a conocer muchos de los acontecimientos mundiales.

Vivimos en un momento en el que cada vez más conviviremos con culturas diferentes y no solo intercambiando bienes y servicios.

Los nuevos medios de comunicación están poniendo frente a frente a seres que en otros tiempos nunca se hubieran vinculado.

En la medida que entendamos la forma de pensar de unos y otros, la convivencia humana podría ser eso, humana.

No seamos sin embargo tan ambiciosos, empeñémonos por entendernos primero a nosotros mismos y tratemos de hacer lo propio con las otras naciones.

Paradójicamente otra de las preguntas decía:

¿ Qué tan orgulloso se siente de ser Mexicano ?

Mucho: 81%

Algo: 15%

Poco: 3%

Nada: 1%

El conocimiento de nuestra historia podría eliminar ese 19%.

Algunas personas vagamente informadas sugieren que México no cuenta ni con la historia ni con los atractivos culturales y físicos que otros países, europeos por ejemplo, poseen.

Es este otro ejemplo del desconocimiento de lo que poseemos en nuestro territorio.

Pocas naciones cuentan con una diversidad cultural como la Mexicana; su antigüedad no tiene nada que envidiarles a otras.

Actualmente existen 59 etnias indígenas con su propia identidad, costumbres y forma de gobierno y cultura.

Debemos también pensar en las grandes culturas que desaparecieron antes o después de la llegada de los europeos a América: Mayas, Olmecas, Mixtecos, Zapotecos, Mexicas, Tarascos, por nombrar solo algunas.

Los 300 años de colonización española y los casi 200 como país independiente han sido testigos de la penosa desaparición de muchas, ya sea por enfermedades traídas de Europa o por marginación, explotación e invasión cultural como ha ocurrido más recientemente.

El tezón con el que muchas de ellas han defendido su cultura ha hecho posible que sigamos contando con ellas.

Quien se precie de conocer buena parte del mundo, no negará que los ejemplos culturales que tiene nuestro país, no tienen nada que envidiar a los de otras naciones.

Nuestras zonas arqueológicas demuestran el dominio que en la arquitectura, escultura, pintura, astronomía y matemáticas, tenían las culturas indígenas.

Sus escritos y poemas redondean su indudable desarrollo cultural.

México concentra el mayor acervo cultural prehispánico de América.

Las centenas de museos y pinacotecas Mexicanos albergan nuestras riquezas de la época colonial.

Los Museos de Antropología y de San Carlos de la Ciudad de México o las Pinacotecas de Tepotzotlán, Méx.y Guadalupe, Zac., son unos de muchísimos ejemplos de nuestro amplísimo acervo cultural.

México es, por mucho, la nación Americana con el mayor número y calidad de obras coloniales.

Un punto que es de gran importancia considerar es que las culturas Americanas deben de ser valoradas con mucho mayor aprecio que las de otros continentes.

Las naciones de Europa, Asia y África por su integración geográfica, intercambiaron por milenios sus propias culturas, apoyándose unas a otras para obtener un mayor nivel de desarrollo.

Por el contrario, las culturas Americanas crecieron solas.

Así como las prehispánicas no conocieron la rueda ni contaron con caballos o bueyes para construir sus ciudades, las Asiáticas, Europeas y Africanas no conocieron sino hasta siglos después el cero.

Culturas como la Maya tuvieron conocimientos de Astronomía que aún hoy, en el siglo XXI, nos dejan boquiabiertos.

Con la llegada de los Españoles, la Nueva España asimiló también otra gran cultura: la Latina.

España dejó en México un inmenso tesoro arquitectónico y cultural, a juzgar por los miles de conventos, monasterios, misiones, catedrales y edificios civiles que van desde el plateresco al barroco, del churrigueresco al neoclásico.

Pintores, arquitectos, filósofos, ingenieros, escultores y escritores dejaron también por miles sus obras en nuestro territorio.

El marco geográfico en el que se asientan todas ellas es también singular.

Bosques tropicales, de coníferas, desiertos, nieves eternas, ríos, lagos, selvas, valles, sierras, 10,000 kilómetros de playas, conforman nuestro territorio.

México es uno de los tres países con mayor biodiversidad del mundo.

No es posible compararnos con Europa; lo que ofrece cada uno es diferente e igualmente atractivo.

México es el 7o.país con mayor número de turistas foráneos; en 2000 visitaron México 21.3 millones de turistas extranjeros, solo superados por naciones como Francia, España o Italia.

La mayor parte de esos turistas acuden a nuestras costas y un porcentaje menor a las centenas de zonas arqueológicas y ciudades coloniales con las que contamos.

Museos de gran fama como el Louvre o El Prado, exhiben un alto porcentaje de obras que no son originarias de sus países, sino adquiridas por coleccionistas a artistas extranjeros o, en otros casos, son obras de arte despojadas a Egipto y Grecia principalmente.

Ojalá nos interesemos más por conocer las maravillas con las que contamos en nuestro país; estado por estado existen centenas de opciones desconocidas para muchos.

México es tan grande y diverso que, conociéndolo podemos darnos una idea de sus riquezas culturales y naturales.

FELIPE SANTIAGO XICOTÉNCATL.


(Tlaxcala, 1805 – Chapultepec, 13 Sep.1847).

Foto cortesia del blog los heroes sin patriaDesconocido para la mayoría, como la mayor parte de los Mexicanos destacados, es la vida del coronel Felipe Santiago Xicoténcatl. Pertenecía a una de las más antiguas familias de la entidad. Indudablemente le tocó vivir la etapa más complicada de la historia del México independiente.

Desde muy joven Xicoténcatl se aficiona por la carrera de las armas. En 1829, por acuerdo del Presidente de la República Vicente Guerrero, se le admite formalmente en el Ejército con el grado de Teniente de infantería. Toma parte activa en muchas luchas armadas, en la que los cuartelazos, los golpes de estado y las traiciones se sucedían, presenciando cómo transitaban por el poder con rapidez admirable Vicente Guerrero, Valentín Gómez Farías, Gómez Pedraza, Anastasio Bustamante, Antonio López de Santa Anna, etc. Es precisamente López de Santa Anna quien, en 1832 lo asciende al grado de Capitán.

Read the rest of this entry »

LA ISLA DE LA PASIÓN (ISLA CLIPPERTON)


La Isla de la Pasión, nombrada así mientras perteneció a México, es un atolón coralífero circular situado en el océano Pacífico, a unos 1,250 km al oeste de la costa de Chiapas.

Es el único atolón de su tipo en el Pacífico oriental (es más común en el Pacífico sur, cerca de Nueva Zelanda) y es hogar de diversos tipos de aves y cangrejos. Tiene una formación calcárea y una pequeña laguna de agua salada (se supone que la laguna es lo que queda de un volcán y en él cráter se aloja dicha laguna). Los peces que viven en ella no son comestibles.

Su vegetación es muy limitada

Es una isla pequeña pues solo tiene 5 km.cuadrados de superficie; para darnos una idea de su tamaño, Isla Mujeres, QR mide 4 Km.2.

Su elevación sobre el nivel del mar no es mayor a 2 metros de altura y su punto ‘más alto’ alcanza los 21.

Posición geográfica: 10 grados 13 minutos, 24 segundos latitud norte, y 105 grados 26 minutos, 50 segundos longitud oeste.
Un farallón fué la mejor ubicación para construir un faro.

La isla fue descubierta por Fernando de Magallanes en 1521, aunque más tarde fue nombrada ‘Clipperton’ en recuerdo de un pirata inglés que capitaneó un motín contra William Dampier en 1704.

En 1708 dos buques franceses, el ‘Princess’ y el ‘Découverte’ llegaron a la isla y la denominaron ‘Ille de la Possesion’, y la declararon francesa.

El francés Bocage vivió en ella en 1725 por varios meses haciendo investigaciones científicas.

Para 1856, una compañía estadounidense que explotaba el guano obtuvo los derechos para su explotación, sin embargo Francia protestó aduciendo que la isla formaba parte de la lejanísima provincia de Tahití.

En la Constitución Mexicana de 1857, aparece una referencia a ella: “el territorio nacional comprende el de las partes integrantes de la Federación y además el de las islas adyacentes en ambos mares. Comprende asimismo, la isla de Guadalupe, las de Revillagigedo y la de la Pasión, situadas en el Océano Pacífico”.

Ya que durante décadas nadie se había establecido permanentemente en la isla, en 1897 el Gobierno Mexicano (bajo la Presidencia de Porfirio Díaz) ocupó la isla y estableció un puesto militar permanente.

En 1906 otra compañía estadounidense, la ‘Pacific Island Company’ acordó con el Gobierno Mexicano los derechos para la explotación del guano; con parte de los recursos obtenidos se pudo construir un faro además de ayudar a los poco más de 100 pobladores mexicanos en la isla que, a partir de 1914 habían llegado.

Cada dos meses, desde Acapulco, se les enviaban provisiones, sin embargo, con la continuación de la Revolución la comunicación con Acapulco cesó dejando en el olvido a sus habitantes.

Hay muchas reseñas acerca de la desesperación y agonía de las decenas de mexicanos que día a día esperaban en el horizonte la llegada del barco guerrerense.

Para mediados de 1915 la mayoría habían ya muerto; algunos de los últimos sobrevivientes pidieron ser evacuados a finales de 1915 por un buque que pasaba por el atolón.

Sin embargo, varios quedaron aún en la isla para mantener la soberanía.

Dieciocho meses después, en Enero de 1917, solo el encargado del faro y otros 15 habitantes sobrevivían.

Para Julio solo quedaban vivas 3 mujeres que fueron finalmente rescatadas por otro buque mercante.

Tras resistir el abandono por casi 3 años, los últimos 3 sobrevivientes (3 mujeres) abandonaron la isla (para más detalles de lo que se vivió en la pérdida de esta isla, favor de dirigirse a la parte última de este capítulo).

La tenencia de la Isla de la Pasión (o Clipperton) fué objeto de disputa entre México y Francia.

Como tradicionalmente se hacía en aquella época, Francia solicitó arbitraje a El Vaticano y, no queriendo este decidir al respecto, delegó en el Rey de Italia la decisión, ‘otorgando’ la posesión a Francia.

Así, Francia reconstruyó el faro mexicano y envió a la isla un grupo de militares quienes la ocuparon por 7 años, abandonándola más tarde.

Para 1930 el presidente estadounidense Frankiln Roosevelt visitó la isla y manifestó su deseo de convertirla en posesión estadounidense; en 1944 la Marina de EU la ocupó durante el agitado movimiento aéreo y marítimo de la Segunda Guerra Mundial.

En 1931 el rey Italiano Víctor Manuel III, fue nombrado árbitro (desde 1909) por las partes reclamantes (México y Francia), fallando a favor del segundo en el litigio por la posesión de la isla Clipperton o de la Pasión, que así dejó de pertenecer al territorio nacional (en 1934).

De las decenas de islas que la Nueva España tuvo bajo su dominio en el Pacífico norte durante los siglos XVI y XVII hoy, a 300 años de distancia, solo conservamos el archipiélago de las Islas Revillagigedo (a 700 Km.de Manzanillo).

A pesar de su lejanía, las Revillagigedo son de gran importancia para México ya que nuestro territorio ‘crece’ al considerar la zona contigua, la zona económica exclusiva y la plataforma continental que las rodean.

Actualmente la isla Clipperton sigue perteneciendo a Francia.

Detalles cronológicos de los últimos Mexicanos que vivieron en la Isla de la Pasión.

En 1906 llegó a la Isla de la Pasión el capitán Ramón Arnaud Vignon (de 26 años de edad) por órdenes del Gobierno Mexicano de Porfirio Díaz.

Dos años más tarde la esposa de Ramón Arnaud (Alicia Rovira) llegó a la isla.

Ahí nacieron Pedro Ramón en 1909 y Alicia en 1911.

Para 1914 los problemas políticos en México continuaban (Díaz había dejado la Presidencia, el Presidente Madero había sido asesinado y Victoriano Huerta se enfrentaba a Villa, Carranza, Zapata y Obregón para mantenerse en la Presidencia.

Para entonces ocurrió la casualidad que 12 náufragos Estadounidenses llegaron a la isla al tiempo que una tempestad ocasionó serios daños en la isla.

Cuatro hombres salieron a bordo de una débil barca con la cual llegaron 3 semanas más tarde al puerto de Acapulco.

Solicitaron ayuda y consiguieron que un barco Estadounidense saliera de Acapulco con provisiones para rescatar a sus connacionales náufragos en la isla.

De entre los náufragos que se encontraban en la isla estaba Gustavo Schultz, representante de la compañía exportadora del guano de la isla quien había enloquecido durante su estancia en la Pasión.

Al llegar a la isla, el capitán Estadounidense le explicó al Capitán Arnaud que México había estaba una vez más invadido por los Estados Unidos que habían ocupado Veracruz hacía algunas semanas, así como el inicio de la Primera Guerra Mundial.

Arnaud y sus compañeros, aún con la posibilidad de regresar a tierra firme decidieron cumplir con su deber y despidieron a los Estadounidenses y a sus náufragos.

La caída de Huerta y las vicisitudes de la situación política en México olvidaron enviar víveres a los vigilantes de la isla.

A principio de 1915 el aceite de tiburón con el que encendían el faro era tan escaso que tuvieron que reservarlo para emergencias.

El escorbuto había matado ya a su primera víctima.

Para Mayo de 1915 Arnaud y sus acompañantes avistaron un barco; tomaron una canoa con el objeto de acercarse a él y pedir ayuda. Y llegaron.

Para quienes los observaban desde la playa la escena fué terrible; las 4 pequeñas figuras ascendieron al barco y descendieron de él, negándoseles la ayuda solicitada.

En su intento por regresar a la isla los 4 hombres murieron.

La autoridad recayó entonces en la viuda del Capitán Arnaud, siguiéndole a ella Tirsa Rendón (20 años de edad), Juana (de 40 años) que era la comadrona y Altagracia Quiroz de 18. Los niños eran 5 y dos recién nacidos de 1915.

El único hombre adulto que aún vivía era Victoriano Álvarez, un negro que perdió la razón y que poco a poco empezó a abusar de las mujeres durante los meses siguientes a la muerte del Capitán; su ‘guarida’ era el faro de la isla.

El 18 de Julio de 1917 regresó por la última, por la viuda de Arnaud (Alicia Rovira) quien para evitar que ella o sus hijos fueran dañados por el enloquecido hombre, marchó ‘voluntariamente’ al faro.

Puestas todas las mujeres de acuerdo, atacaron a Victoriano a martillazos y golpes hasta dejarlo medio muerto.

Alicia le ordenó a su hijo Pedro Ramón de 8 años ir por el petróleo que tenían para quemar al moribundo hombre.

Pedro salió histérico en búsqueda del petróleo y recorrió una ruta diferente a la normal, lastimándose el pié lo que lo paralizó en medio de la laguna, pudiendo apenas subirse a una piedar logrando que el agua le llegara solo hasta el cuello.

Un barco de guerra Estadounidense que buscaba bases Alemanas en el Pacífico (la Primera Guerra Mundial aún estaba en desarrollo) atracó junto al faro, rescató a las 4 mujeres, a los 7 niños y dejó el cadáver de Victoriano en la isla.

Todos fueron llevados a Salina Cruz, Oaxaca.

Pedro aún estaba vivo en la década de 1980.

Francisco l.Urquizo, Secretario de la Defensa Nacional en el gobierno del Presidente Manuel Ávila Camacho y quien escribió un libro sobre el particular Siendo secretario de la Defensa el general Francisco L. Urquizo, y quien es autor de un libro sobre la vida del capitán Arnaud, logró que se le otorgara una pensión a Alicia Rovira viuda de Arnaud

Los sobrevivientes del Capitán fueron a vivir a Orizaba en donde aún tiene descendencia.

Nadie fué enviado a sustituirlos y la Isla dejó de tener ciudadanos Mexicanos en ella lo que derivó en el litigio en el que un Italiano le dió a Francia los derechos de la isla, perdiéndose para siempre la jurisdicción Mexicana sobre ella.