EL ÁLAMO. LA INDEPENDENCIA DE TEXAS

Junio 22nd, 2008 | by JBGL |

Quien crea que la Historia es sinónimo de pasado se encuentra en un error; los resultados de cualquiera de esos capítulos de la Historia están vivos en nuestras actividades de cada día.

Es este el caso, por ejemplo, de la nueva cinta cinematográfica titulada ‘El Álamo’. Cuando revisamos un hecho histórico, nunca debemos de hacerlo observando el hecho en forma aislada; debemos de abrir el abanico del tiempo y revisar años atrás para entender los antecedentes. Es como si tomamos los recientes atentados terroristas en Madrid (Marzo de 2004) y los juzgamos aisladamente, sin revisar los antecedentes que los ocasionaron. Así, en el caso de Texas, debemos de revisar qué ocurrió en las décadas anteriores a esas batallas que enfrentaron a Estadounidenses y Mexicanos en 1836. Empezaremos por mencionar los errores de política poblacional que el Gobierno de Madrid implantó en la Nueva España. El territorio Novohispano era inmenso y sus límites llegaban hasta Alaska por el Noroeste. Pensar en poblar toda esa inmensa zona era imposible, pero Texas o la Alta California no estaban tan lejos ni había grandes accidentes geográficos que los aislaran tanto del poblado centro de la Nueva España. A partir de su Independencia, todos los Gobiernos de EU acudieron a la Ciudad de México a visitar a los Virreyes en turno y ofrecer dinero por los vastos territorios del norte de la Nueva España. Lo mismo hicieron con los Gobiernos Mexicanos al consumarse la Independencia (1821). En todas esas visitas, la respuesta fue siempre la misma: NO.

Mapa de México Independiente. En este mapa de 1830, puede verse claramente que la extensión territorial de México era similar a la de los EU. Nótese cómo donde aparece el nombre de ‘Tamaulipas’ en el mapa, el territorio de éste se encuentra al norte del Río Bravo (en el Rio Nueces). El Presidente Estadounidense James Polk utilizó esa diferencia de límites para atacar la vigilancia Mexicana en el Río Nueces y declarar la guerra a México 10 años más tarde (1846).

El añejo deseo Estadounidense de adquirir territorio de la Nueva España y luego de México por medio del dinero se agotó ante las permanentes negativas de Virreyes y Presidentes. Ante esta realidad no tuvieron más alternativa que utilizar las armas y por ello alentaron la separación de Texas y 10 años más tarde ante la negativa de México a reconocer la separación de Texas, el Presidente James Polk pidió al Congreso en Washington que invadiera a su vecino del Sur y Oeste para despojarlo de todo el norte Mexicano durante la invasión Estadounidense a México de 1846-1848.

De entre tantos visitantes deseosos de utilizar de alguna forma los territorios del norte de la Nueva España, visitó el Palacio Virreinal de la Ciudad de México, la familia de Esteban Austin quien obtuvo concesiones del Virrey para llevar inmigrantes Estadounidenses a la Provincia de Texas y poblar la región. Así, durante 2 décadas llegaron muchísimos inmigrantes a ocupar las tierras concesionadas por el Gobierno Virreinal; posteriormente, los Gobiernos Mexicanos refrendaron las concesiones.

El primer embajador de Estados Unidos ante México, Joel R. Pointsett, ofreció 5 millones por el territorio de Texas el 25 de Agosto de 1829. La propuesta fue rechazada y se decretó al año siguiente una ley de colonización que prohibía la entrada de más colonos Estadounidenses a Texas. Al establecerse en México una Constitución centralista en 1836, los colonos establecidos en Texas argumentaron que se rompía el pacto federal de la Constitución de 1824 y se consideraban con el derecho de formar un estado libre y soberano. El 1º de Marzo de 1836 Texas proclamó su independencia de México. Durante ese periodo, artificialmente extendieron el territorio original de la provincia sobre la de Nuevo México, multiplicando así por 3 el territorio original.

Mapa elaborado por Estadounidenses en donde se muestra claramente cómo los Texanos extendieron ’su territorio’ sobre el de Tamaulipas y Nuevo México, multiplicándolo por 3. La extensión original de Texas tenía su límite unos 100 Lm.al norte del Río Bravo y por el Oeste llegaba un poco más allá de San Antonio. Los Texanos se extendieron hasta Paso del Norte (hoy El Paso) para bloquear el Camino Real que comunicaba la Ciudad de México con Santa Fé, Nuevo México.
Misión de San Antonio de Padua y placa que detalla la fundación de San Antonio de Béjar. http://store1.yimg.com/I/twelvegaugedesigns2002-store_1866_1270749

Ya que el Camino Real que comunicaba la Ciudad de México con Santa Fé cruzaba por el Paso del Norte (hoy El Paso), extendieron hasta allá su territorio de manera que la comunicación entre Santa Fé y la capital del país quedara fracturada. En la parte inferior de este mapa, se aprecian, al norte del Río Bravo, los nombres de los estados de Tamaulipas, Coahuila y Chihuahua (de derecha a izquierda) mostrando que el límite entre Texas y esos estados era el Río Nueves (ver fecha) y no el Bravo. Llegó el momento en que la paupérrima política poblacional Española llevó a que, hacia 1835, el números de inmigrantes Estadounidenses sextuplicara al de los Mexicanos y Españoles en Texas. Los Mexicanos se convirtieron entonces en la minoría en Texas y los Estadounidenses, abusando de la confianza que se les había otorgado al prestarles esas tierras, vieron el camino franco para declararse independientes de México.

Mapa en donde se muestran las colonias que Esteban Austin organizó en la costa de Texas, México.

Una forma de ejemplificar esto de manera más simple es la siguiente. Imaginemos que tenemos un rancho y nuestro vecino está en muy mala situación económica y por ello le permitimos labrar nuestra tierra para su subsistencia. Pero llegado un momento, esa persona nos traiciona y declara que la tierra que le prestamos es suya. Eso, es lo que ocurrió en Texas, un abuso de confianza.

Hacia 1836, los Texanos aprovecharon la desastrosa situación política y económica de México y declararon su Independencia. El Presidente en turno (Antonio López de Santa Anna), emprendió la marcha desde la Ciudad de México a Texas con en ejército mal vestido, mal armado y mal alimentado. Imaginemos la marcha de miles de soldados a pie recorriendo los 2,300 Km. que separan a la Ciudad de México del este de Texas y cuya alimentación era solamente de ‘totopos’. En el Desierto de San Luis Potosí y Nuevo León, murieron centenas por el frío. Al llegar a San Antonio los Mexicanos hicieron pedazos a los Texanos y fusilaron a todos, sin quedar uno solo. Prosiguieron su marcha hacia la zona que actualmente es Houston, donde una mala vigilancia mientras descansaban permitió a los Texanos comandados por Sam Houston apresar a Santa Anna, llevarlo a Washington y obligarlo a reconocer la independencia de Texas.

Durante los 9 años que los Texanos vivieron como una entidad independiente, expandieron artificialmente los límites originales del territorio de la Provincia de Texas. Bajo el Gobierno Colonial y el Mexicano, Texas tenía una extensión territorial de 230,000 Km2 aproximadamente. Debido a la poca vigilancia del Gobierno Mexicano (por lo extenso y deshabitado de los territorios del norte así como por la falta de recursos económicos) los Texanos se extendieron hacia el sur hasta el Río Bravo y hacia el poniente sobre la vastísima provincia de Nuevo México, de cuyo territorio tomaron arbitrariamente más de 500,000 km2.

Mapas que muestran cómo los Texanos aumentaron 5 veces el territorio original de Texas a costa del de de Nuevo México.
En la imagen derecha puede identificarse la extensión original de Texas en la parte derecha baja.

El Congreso Mexicano desconoció a Santa Anna como Presidente y por ende la independencia de la provincia de Texas. Debido a que las condiciones económicas y políticas de México impidieron hacer frente a los Texanos independentistas, no hubo una campaña de reconquista lo que llevó a que 9 años más adelante (1845) Texas fuera admitido como estado de los Estados Unidos.

México reclamó entonces al gobierno de Washington su decisión de incorporar a su territorio una provincia que seguía perteneciendo a México. Ante la negativa del gobierno Mexicano a aceptar la separación de Texas, el gobierno Estadounidense buscaría un pretexto para declarar la guerra a México meses más adelante (Marzo de 1846). Este segundo proceso culminaría con la siguiente invasión a México (1846-1848), la cual lo despojaría del propio Texas y los actuales estados de Utah, Nevada, Arizona, Alta California, Nuevo México, Colorado y partes de Arkansas y Wyoming. Lo peligroso de presentar estas cintas ante un público que no tiene ningún conocimiento de los hechos, es hacerles creer todo lo que ahí les presenten. La generalidad de la gente desconoce los hechos reales de la Historia, por lo cual es muy sencillo que queden convencidos de cualquier explicación del caso si no poseen un conocimiento real previo.

Descripción breve de la batalla de El Álamo en donde el Ejército Mexicano comandado por Santa Anna terminó con todos los rebeldes.

Post a Comment

Spam Protection by WP-SpamFree