LA CIUDAD DE MÉXICO. CAUSAS DE SU CENTRALISMO Y CRECIMIENTO DESCOMUNAL.

Junio 22nd, 2008 | by JBGL |

En cualquier parte de mundo, un ciudadano promedio es ignorante de la realidad de su propio país. La educación cívica e histórica promovida por los encargados de la Educación es usualmente maniquea, manipulada, no analítica. Por ello la capacidad de análisis del grueso de la población es casi nula. Por esta razón es impensable que un ciudadano común pueda emitir comentarios con sustento acerca de temas políticos, históricos o sociales. De generación en generación se van acumulando grandes bagajes de ignorancia y desconocimiento. Hablando de nuestro país, la situación no es distinta. Respecto del tema de la visión que tienen los Mexicanos de la Ciudad de México, la situación no es diferente. Por eso hay tantos comentarios infundados sobre ella y sus habitantes.

Teatro Nacional en Enero de 1909; nótese al lado derecho de la fotografía el Palacio de Correos ya terminado. Durante el Porfiriato, la Ciudad de México se vió ‘invadida’ de la influencia arquitectónica Francesa.
El mismo edificio, rebautizado como Palacio de las Bellas Artes. Su construcción se interrumpió con la salida del Presidente Díaz (1911) para ser finalmente inaugurado en 1934.
Aeródromo de Balbuena (oriente de la Ciudad de México). Gobernantes como el Presidente Porfirio Díaz (Oaxaqueño) concentraron no solo el poder político y económico en la Ciudad de México, sino también la cultura y las comunicaciones.

¿ Cuáles son las críticas ? Centralismo, absorción de recursos económicos de otros estados, subsidios que hacen algunos servicios públicos más baratos que en otras ciudades del país, mala educación de una parte de su población, forma de hablar (de algunos sectores), etc.

Así, sin analizar las causas y orígenes de dichas situaciones, es fácil condenar a la capital del país.

Sin embargo hay que hacerse antes varias preguntas, mismas que se responden a continuación:

1) ¿ Quienes crearon ese Centralismo, esa absorción de recursos, subsidios, etc. ?

Respuesta: Gobernantes nacidos en cualquier parte de México (y hasta del extranjero) menos en la Ciudad de México.

Referencias:

a) En la época prehispánica Tenochtitlan solo era capital del Imperio Azteca; recordemos que México como entidad política no existe entonces. España lo crea integrando a todos esos reinos indígenas enemistados entre sí.

Por lo tanto en ese periodo Meshico-Tenochtitlan no tuvo ningún papel centralista fuera de los límites del Imperio Azteca (algo así como el 10% del actual territorio nacional).

b) En la época colonial, Hernán Cortés (Español) centraliza el poder militar, económico y político en la Ciudad de México.

c) A partir de ahí, todos los Virreyes que gobernaron la Nueva España, provenían de España, ni siquiera eran nacidos en América.

d) En la época independiente, el primer gobernante de la nación fue Agustín de Iturbide (Michoacano) y él fué quien ratificó a la Ciudad de México como capital de su Imperio Mexicano. Personajes históricos como Fray Servando Teresa de Mier sugirieron en su momento trasladar la capital del país a la Ciudad de Querétaro, especialmente con la idea de acercar la sede de los poderes federales a los extensos y lejanos territorios del norte (Alta California, Baja California, Sonora, Nuevo México, Texas, Chihuahua, etc.; no olvidemos que la extensión de México alcanzaba además de esos estados los actuales estados de Utah, Arizona, Nevada, Colorado y partes de Nebraska, Wyoming, Arkansas y Kansas).

Iturbide es proclamado Emperador de México (1822) en el edificio conocido actualmente como ´Palacio de Iturbide’.

e) Lugar de origen algunos Presidentes de la República (lo de mayor influencia en los siglos 19 y 20).:

Guadalupe Victoria (Durango),

Vicente Guerrero (Guerrero),

Anastasio Bustamante (Michoacán),

Antonio López de Santa Anna (Veracruz),

Nicolás Bravo (Guerrero),

Pedro María Anaya (Hidalgo),

Juan Álvarez (Guerrero),

Ignacio HComonfort (Puebla),

Benito Juárez (Oaxaca),

Félix Zuloaga (Chihuahua),

Sebastián Lerdo de Tejada (Veracruz),

Porfirio Díaz, (Oaxaca),

Manuel González (Tamaulipas),

Francisco Madero (Coahuila),

Victoriano Huerta (Jalisco),

Venustiano Carranza (Coahuila),

Álvaro Obregón (Sonora),

Adolfo de la Huerta (Sonora),

Plutarco Elías Calles (Sonora),

Emilio Portes Gil (Tamaulipas),

Pascual Ortíz Rubio (Michoacán),

Abelardo Rodríguez (Sonora),

Lázaro Cárdenas (Michoacán),

Manuel Ávila Camacho (Puebla),

Miguel Alemán Valdés (Veracruz),

Adolfo Ruíz Cortines (Veracruz),

Adolfo López Mateos (Estado de México),

Gustavo Díaz Ordaz (Puebla),

Luis Echeverría Álvarez (Distrito Federal),

José López Portillo (Distrito Federal),

Miguel de la Madrid Hurtado (Colima),

Carlos Salinas de Gortari (Distrito Federal),

Ernesto Zedillo (Distrito Federal),

Vicente Fox Quesada (Distrito Federal).

Así, en este breve resumen, podemos ver que de estos 34 Presidentes, 29 de ellos no nacieron en la Ciudad de México.

Hasta el Gobierno de Ernesto Zedillo (1994-2000) todos los Regentes de la Ciudad de México (también llamados en el siglo 19 ‘Gobernadores del DF’ eran nombrados por el Presidente de la República.

El 95% de ellos no eran originarios de la Ciudad de México.

Así, con este resumen de los personajes, podemos identificar a los personajes de la política cuyas decisiones crearon el monstruo que es hoy la Ciudad de México.

Quema de Judas en la Ciudad de México (1903). Sus tradiciones murieron con la abrumadora llegada de tantos inmigrantes de todas las regiones del país. Los Capitalinos pasaron a ser una minoría.
Transporte público Tacubaya-Mixcoac-San Ángel a mediados de la década de 1920.

De entre los Presidente más Centralistas, esto es, aquellos que enraizaron aún más el Centralismo económico, militar y político en la capital del país están: Antonio López de Santa Anna (11 veces Presidente de la República), Benito Juárez (quien concentró el poder en la Presidencia de la República y por ende en la Ciudad de México), Porfirio Díaz (quien se encargó de embellecer a la Ciudad de México y de proveerla de todos los servicios más modernos de la época), Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles (quienes crearon el PRI y concentraron en la Ciudad de México a todas las centrales obreras, campesinas, populares, industriales así como a los poderes político, económico y militar).

Todos ellos, por solo nombrar a los más importantes, dieron pasos firmes para que la migración de la provincia hacia la Ciudad de México (único espejo de desarrollo en el país) fuera constante.

Fotografías del Paseo de la Reforma desde el Castillo de Chapultepec hacia la Ciudad de México 1870, 2000 y 2003. Nótense los primeros trazos de la avenida, con su área central y sus laterales, con camellones cubiertos de árboles. En 1870 la Ciudad de México tenía 200,000 habitantes. En 2001 tenía 8.7 millones (17 millones la zona metropolitana). Fuente: portal ‘El Paseo de la Reforma 1864-2004′, Manuel Aguirre Botello (http://eles.freeservers.com/Reforma/reforma.htm#mexico)

Por otra parte ¿ quienes habitan la Ciudad de México ?

Veamos lo siguiente:

Analicemos su población a partir de 1900 y proyectémosla hacia 2000 utilizando para ello los índices de crecimiento demográfico tanto nacionales como locales.

En 1900 la Ciudad de México tenía 300,000 habitantes; en ese mismo año la población del país ascendía a 14 millones de habitantes.

En 2000, la población pasó de 14 a 98 millones, o sea, se multiplicó por 7.

Entonces, si utilizamos ese número 7 y lo multiplicamos por los 200,000 habitantes que habitaban la Ciudad de México en 1900, el resultado será un millón cuatrocientos mil habitantes.

Ese debería de ser, por crecimiento natural (sin inmigración), la cantidad de sus habitantes en 2000.

Sin embargo en 2000 la Ciudad de México y su área metropolitana tenían alrededor de 16 millones de habitantes.

Entonces 16 millones menos 1.4 millones = 14.6 millones de habitantes.

Así pues ¿ de dónde llegaron esos 14.6 millones de personas ?

Es simple, el 95% de ellas de los otros estados de México y un 5% del extranjero.

¿ Puede entonces hablarse de habitantes de la Ciudad de México ? o de una invasión de la provincia a ella provocada por decisiones centralistas dictadas por Presidentes no oriundos de la capital del país.

Av.Cinco de Mayo vista desde el Zócalo hacia la Alameda. A principio de 1900, la capital del país tenía 250,000 habitantes.
Vista aérea de la Ciudad de México según un grabado del siglo XIX.
Vista sur del Zócalo en 1921. Nótese que aún no se destruyen los edificios en primer plano para dar paso a la Av.20 de Noviembre.

Con esta breve reseña, se echa por tierra la idea de que la Ciudad de México o sus habitantes sean los responsables de haber creado el monstruo cuyo insaciable apetito de crecimiento no se detiene y a cuyo Valle continúan llegando anualmente 900,000 personas de otros estados del país.

Resulta así absurdo despreciar a la capital del país y de criticar a sus habitantes, puesto que el 90% de ellos no tienen su origen ahí.

Luego entonces, la Ciudad de México está poblada en un 90% por gente ajena a ella.

Proyecto del Palacio Legislativo que sería interrumpido por el estallido revolucionario.
La estructura central serviría para construir el Monumento a la Revolución.
Fotografía de 1909 con la estructura del Palacio Legislativo: las dos avenidas que cruzan son Avenida Juárez y Paseo de la Reforma en cuya confluencia se observa el ‘Caballito’ de Carlos IV. El remate de la cúpula que se ve en el dibujo terminó ‘coronando’ el Monumento a La Raza en Insurgentes Norte y Río Consulado.

Quienes encuentren en sus habitantes actitudes o conductas incorrectas, estarán viendo el espejo de toda la sociedad Mexicana, defectos idénticos a los nacidos en cualquier parte del país.

El crecimiento anárquico de la Ciudad de México se inició especialmente en los años 1920 y se mantuvo así hasta 1970.

Su población se triplicó entre 1900 y 1930, luego alcanzó los 6 millones de habitantes en 1960, 8 en 1970, hasta llegar a los 9 millones en 2000 (considerando el área conurbada de los municipios del Estado de México, la población alcanza los 17 millones).

Post a Comment

Spam Protection by WP-SpamFree